Sputnik V: la vacuna rusa contra el Covid-19

El presidente Putin presume que Rusia ganó la carrera por encontrar la vacuna contra el Covid-19
Rusia registró la Sputnik V, primera vacuna contra el COVID-19

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció que su país ganó la carrera mundial por registrar la primera vacuna que cure el Covid-19: la “Sputnik V”.

También te recomendamos: Avanza vacuna rusa contra COVID-19; dio inmunidad a todos los voluntarios

El nombre de la vacuna hace alusión al primer satélite lanzado al espacio desde la Tierra en 1957, el Sputnik V—proviene del ruso y su significado es “satélite” o “compañero de viaje”, de creación soviética.

“Esta mañana se ha registrado, por primera vez en el mundo, una vacuna contra el nuevo coronavirus”, dijo el jefe del Kremlin en una reunión virtual con el gabinete de ministros, que después fue transmitida por la televisión rusa.

La Sputnik V fue desarrollada por el Instituto Gamayela de Moscú y fue registrada la madrugada de este martes ante el Ministerio de Sanidad de Rusia.

Según Vladimir Putin es “suficientemente eficaz, crea inmunidad estable y ha superado las verificaciones necesarias”.

El mandatario añadió que una de sus hijas ya recibió la vacuna Sputnik V y se encuentra estable.

“Los estadounidenses se sorprendieron cuando escucharon los pitidos del Sputnik -en 1957-. Es lo mismo con esta vacuna. Rusia habrá llegado primero”, mencionó Putin.

La OMS pide cautela frente a vacuna rusa

El portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Christian Lindmeier, pidió al gobierno de Rusia que siga el proceso de precalificación que marca el organismo y que están llevando el resto de vacunas contra el COVID-19 alrededor del mundo.

“Hay actualmente cientos de vacunas en proceso de prueba y deben cumplir las guías y regulaciones para proceder de forma segura”, dijo Lindmeier.

Expertos en salud alrededor del mundo han advertido que la vacuna rusa es poco confiable, debido a que lleva menos de dos meses de desarrollo y el Instituto Gamayela de Moscú no ha compartido la totalidad de los datos de los ensayos médicos.

A diferencias de lo que marca el protocolo de la OMS, la vacuna Sputnik V no se ha sometido a ensayos con grupos numerosos de personas para evaluar su efectividad y susu posibles efectos secundarios.

“Esencialmente, Rusia está realizando un experimento poblacional”, dijo el académico de fármacos de la Warwick Business School de Reino Unido, Ayfer Ali.

El integrante del Instituto Genética del University College London, Francois Balloux, afirmó que la aplicación masiva de la vacuna rusa es una decisión “tonta y riesgosa”.

“La inmunización masiva con una vacuna que no ha sido probada apropiadamente es poco ética. Cualquier problema con la campaña de vacunación de Rusia podría resultar en un desastre por sus efectos negativos en la salud de personas y por la posibilidad de que la población pueda no aceptad más adelante otro tipo de vacuna”, advirtió.

Mientras Rusia ya inició su producción masiva de la Sputnik V, media docena de fabricantes alrededor del mundo están en fase tres de pruebas de vacunas, para lo que realizan ensayos controlados con decenas de miles de voluntarios.

Con información de Noticieros Televisa y El Universal