Las ratas y los humanos comparten algo por cohabitar en ciudades: la evolución

También sienten la presión de vivir en grandes urbes
(Imagen: Pixabay)

Un estudio ha encontrado que las ratas urbanas se ven afectadas por las presiones de la ciudad que viven de manera similar a los humanos. Es por eso que han evolucionado como los seres humanos para adaptarse a su entorno y así subsistir. 

También te recomendamos: Mosquito del dengue evolucionó y ahora es resistente al frío

Al igual que los seres humanos, las ratas que viven en densidades más altas en ciudades como Nueva York están más expuestas a enfermedades y problemas de salud debido a la dieta humana urbana y la contaminación.

Los investigadores identificaron docenas de genes relacionados con la dieta, el comportamiento y el movimiento que pueden haber permitido que las ratas en Nueva York prosperen en el entorno de la ciudad.

La autora principal, Arbel Harpak, genetista de población de la Universidad de Columbia, dijo a Nature: “Como bióloga evolutiva y neoyorquina, no puedo evitar sorprenderme por las formas en que las ratas se han adaptado a los entornos urbanos”.

(Imagen: Pixabay)

El estudio recolectó a casi 400 ratas marrones comunes de toda la ciudad y secuenciaron los genomas completos de 29 ratas para compararlas con genomas secuenciados previamente de ratas del noreste rural de China, donde se originan los roedores.

Se descubrió que varios genes mostraban signos de pasar por un “barrido selectivo”, un proceso evolutivo donde las mutaciones beneficiosas aumentan en frecuencia hasta el punto en que se fija en una población.

Un ejemplo de barrido selectivo que tiene lugar en humanos es la distribución del gen que permite a los humanos digerir la leche como adultos, evitando así la intolerancia a la lactosa.

Harpak explicó: “En comparación con una muestra del presunto rango ancestral de ratas marrones en el noreste rural de China, muchos de los loci candidatos de la ciudad de Nueva York muestran patrones de divergencia consistentes con un barrido que se produce después de la separación de la población ancestral (en los últimos cientos de años).” (Vía: Nature)

“Quizás la característica más llamativa entre los humanos urbanos y las ratas es su dieta […] Hoy en día, la dieta urbana humana contiene una proporción cada vez mayor de azúcares y grasas altamente procesados que conducen a una serie de problemas de salud pública”, escribieron los investigadores en el estudio. “Algunas de estas preocupaciones de salud podrían aplicarse también a las ratas”.

Con información de Nature