Murió el último macho de rinoceronte blanco. Se cancela el mundo

La existencia del rinoceronte blanco se ha comprometido demasiado tras la muerte de Sudán, el último ejemplar macho de esta especie que quedaba en el mundo. Su muerte fue asistida, pues comenzó a presentar complicaciones propias de sus 45 años de rinoceronte.

Sudán era el último de su tipo que quedaba en la reserva keniana que buscaba preservar la vida del rinoceronte blanco, que parece no podrá sobrevivir a menos que ocurra uno de esos grandes milagros científicos y, en este caso, veterinarios.

Este animal había sobrevivido a la primera amenaza de extinción que tuvo la especie en los años setenta. Gracias a eso, fue trasladado a la reserva donde murió. Ahí mismo dio vida a dos generaciones más, aunque ahí es donde se detuvo la nueva crianza de rinocerontes blancos, porque no había más machos para que tanto la hija como la nieta de Sudán pudieran concebir más.

Los veterinarios y biólogos anticiparon que Sudán no pudiera aparearse, debido a su edad, por lo que comenzaron a extraerle semen, con la intención de inseminar artificialmente a las dos hembras que quedan en el mudo. Sin embargo, esto no es garantía de nada, pues nunca se ha probado esta técnica en estos animales, por lo que su éxito depende casi del azar.

Sudán fue un “gran embajador de su especie”, como refiere Richard Vigne, presidente de la reserva donde se encontraba. Hace algunos años, Sudán formó parte de una campaña en la que Tinder (sí, esa app que se siente como una derrota descargar, pero también eliminar) pretendió ayudarlo recaudando fondos para la preservación e investigación.

Su perfil esclarecía que era único en su especie (tristemente), que medía más de 1 metro 80 centímetros (por alguna razón eso es importante ahí) y pesaba más de 2 mil kilos. Esto logró hacer que su visibilizara el problema en el que estaba el rinoceronte blanco, aunque los esfuerzos terminaron por ser inútiles ante lo impostergable de sus problemas de salud.

El riesgo en el que se encuentran muchas especies animales en África es derivado de la caza furtiva, que busca sustraerlos de sus cuernos, pieles, carne y demás cosas que son usados con fines rituales (decir médicos sería mentir) basados en creencias populares. Esa fue la razón de la baja demográfica de esta y muchas otras especies animales.

Ahora, solo queda esperar que los intentos por reproducir a su descendencia de manera artificial sean exitosos, para que la diversidad ecológica no decaiga aún más.

Con información de El País