¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Los químicos en el plástico pueden filtrarse en los alimentos y provocar obesidad y diabetes

Un biólogo molecular advierte que estas sustancias también pueden provocar problemas cardiacos.
(Imagen: SME)

El Bisfenol A, o simplemente BPA (por su siglas en inglés), es un compuesto plástico que se usa para la elaboración de productos como botellas e agua, latas, tuppers, entre otros. De acuerdo con un biólogo molecular, revela que los químicos que libera este material pueden provocar serios problemas de salud, entre ellos obesidad, diabetes y problemas cardiacos.

También te recomendamos: Reaparecen ‘lecheros’ para reducir uso de envases de plástico

Bruce Blumberg, doctor en Biología Molecular, declaró para Business Insider que “no querrán almacenar comida en plástico porque una fracción de ese plástico se cuela en nuestros alimentos.”

Esto sucede porque las moléculas del BPA que la componen están unidas por un un enlace éster (derivados del petróleo o inorgánicos) y son extremadamente sensibles al calor. Al calentar la comida en un contenedor de plástico o un tuper en el microondas, el calor rompe algunos de estos enlaces, liberando químicos en la comida.

Según una encuesta realizada por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, o CDC (por sus siglas en inglés), un estudio de 2,517 personas arrojó que más del 90% tenía restos detestables de BPA en su orina.

De acuerdo con Business Insider, diversos estudios han revelado que, tanto el BPA como el ftalato (otro tipo de compuesto químico que se usa en  la elaboración de productos plásticos) están relacionados con problemas de salud como enfermedades del corazón, obesidad y diabetes tipo 2.

La cerámica o el vidrio son la opción sugerida para evitar la contaminación por BPA (Imagen: Spruce Eats)

La mejor solución para evitar este tipo de intoxicación química por el plástico de los tupes es calentar la comida en cualquier tipo de recipiente o plato que no esté hecho de plástico. Es decir, usar contenedores hechos de cerámica o vidrio. Esta práctica ayuda a reducir la exposición en nuestro cuerpo a estos químicos, para que poco a poco dejen nuestros cuerpos.

Con información de Business Insider.