Desarrollan ‘marcapasos cerebral’ para combatir adicciones

Para combatir la crisis de opioides en Estados Unidos, médicos han desarrollado 'marcapasos cerebrales'
Desarrollan "marcapasos cerebral" para combatir adicciones

Un grupo de médicos en Estados Unidos ha desarrollado un “marcapasos cerebral” para combatir la crisis de opioides en el país. Cuatro personas ya se han sometido a la operación con la intención de mejorar su calidad de vida. 

También te puede interesar: Primera farmacéutica recibe multa por responsabilidad en crisis de opioides

Los opioides son un grupo de analgésicos que amortiguan la percepción de dolor al tiempo que causan una sensación de placer. El ejemplo más claro es la morfina, pero en los últimos años han surgido nuevos tipos de opioides, todos con altos grados de adicciones.

Entre la década de los 90 y los 2000, médicos estadounidenses comenzaron a prescribir opioides a sus pacientes pues las farmacéuticas los habían etiquetado como “seguros” y “efectivos”. Fue principalmente por las fallas en el etiquetado que se empezó a recetar opioides y se generó una crisis por adicción.

Con la intención de contrarrestar el impacto de los opioides, el Hospital de Medicina de la Universidad Virginia Occidental (WVU) desarrolló un “marcapasos cerebral”. Es decir, un electrodo de un milímetro que se inserta en el cerebro humano y regula la adicción y el autocontrol. 

Este proceso ya fue aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos estadounidense (FDA) para tratar algunas enfermedades como párkinson, epilepsia y el trastorno obsesivo compulsivo. Según la BBC, ya hay 180,000 personas con este tipo de implantes cerebrales.

Sin embargo, esta es la primera vez que se utiliza para combatir adicciones. Las cuatro personas que se han sometido al tratamiento serán monitoreadas durante dos años, pues las adicciones implican también contextos socioculturales y comportamientos personales. 

Para combatir una adicción no es suficiente el tratamiento médico, pues también es necesario un trabajo psicológico. De únicamente implementar el electrodo cerebral, se podría caer en otro tipo de adicción o comportamiento dañino. Sin embargo, de proponer una cura integral de las adicciones, este “marcapasos cerebral” podría salvar cientos de vidas tanto en Estados Unidos como en el mundo.