Gusanos come plástico pueden ser claves para ayudar a limpiar el medio ambiente

Devoran hasta desechos tóxicos
(Imagen: Home Growth)

Los gusanos de la harina, o come plástico, pueden digerir este materia, por lo que podrían ser la solución para el medio ambiente y  resolver el problema de contaminación mundial que amenaza la vida silvestre en tierra y mar, revelaron el jueves investigadores de la Universidad de Stanford.

También te recomendamos: Guía rápida para reducir tu impacto ambiental y cuidar el medio ambiente

El estudio, publicado en Science Alert, encontró que los gusanos de la harina amarillos no solo descomponen el plástico, sino que también eliminan los productos químicos, como el retardante de fuego, agregados al plástico y ninguno de ellos se bioacumula en la cadena alimentaria.

Significa que los gusanos, que son fáciles de cultivar y comúnmente utilizadas como alimento para animales de granja y mascotas, podrían desplegarse en masa para ayudar a eliminar la basura plástica del mundo sin dañar a los pollos, peces, serpientes, camarones e incluso humanos que se los comen.

“Creemos que esta es una solución realmente prometedora para el futuro”, dijo Anja Malawi Brandon, doctoranda en ingeniería ambiental en la Escuela de Ingeniería de Stanford y autora principal del estudio. “Hay varias rutas que esto podría tomar. Una ruta prometedora es que esencialmente podría desplegar gusanos de la harina para descomponer los desechos plásticos en los países pobres y luego usarlos como suplemento alimenticio para las granjas.” (Vía: San Francisco Chronicle)

El gusano de harina devora el plástico (Imagen: San Francisco Chronicle)

El trabajo, publicado el 5 de diciembre, se basa en estudios previos de investigadores de Stanford y otras instituciones que mostraron cómo los gusanos de la harina, un gusano amarillo brillante de más de dos centímetros de largo que se convierte en un escarabajo, podrían consumir e incluso subsistir con diferentes tipos de plásticos, como la espuma de poliestireno y bolsas de plástico. Determinaron que los microorganismos en las tripas de los gusanos biodegradan el plástico, pero no estaba claro si los insectos que comían plástico aún eran seguros para que otros animales los comieran.

El equipo de investigadores alimentaron a los gusanos de la harina de poliestireno, o poliestireno, un plástico común utilizado en el embalaje y el aislamiento. El plástico se unió con el aditivo plástico más común, un retardante de llama llamado hexabromociclododecano o HBCD.

El aditivo es uno de los muchos utilizados en el plástico para mejorar la calidad o disminuir la inflamabilidad. El HBCD se ha relacionado con problemas ambientales y de salud que van desde la alteración endocrina hasta la neurotoxicidad y por eso se está prohibiendo su uso.

Los gusanos de la harina que se rellenaron de plástico fueron alimentados a su vez con camarones del Pacífico, que se venden comúnmente en supermercados para consumo humano.

Las pruebas de laboratorio encontraron que los gusanos de la harina alimentados con una dieta de poliestireno cargado de HBCD eran tan saludables como aquellos que comen una dieta normal. Lo mismo ocurrió con los camarones que ingirieron gusanos de harina alimentados con plástico.

“El mayor riesgo es la bioacumulación, donde asciende en la cadena alimentaria”, dijo Brandon. “Lo que encontramos fue que este retardante de llama no se bioacumula en el gusano de la harina. Eso es realmente emocionante. … Es sorprendente que los gusanos de la harina puedan comer un aditivo químico sin que se acumule en su cuerpo con el tiempo.” (Vía: San Francisco Chronicle)

Con información de San Francisco Chronicle