Demasiados dulces en navidad provocan depresión

¿Te pone triste la Navidad? Un estudio confirma las razones que hay detrás de esta depresión generalizada
Demasiados dulces y postres recaen en la salud mental (Imagen: 1zoom)

Navidad es dulce por antonomasia. En el aire, se percibe un ambiente más gentil y llamativo, al igual que en la mesa. Sin embargo, el consumo de todos esos deliciosos postres y dulces acompañantes de los festejos podría ser el causante de la depresión de muchos en esta época del año. 

Te recomendamos leer: Arrestan a hombre por poner planta de marihuana como árbol de navidad

A todos nos gustan los apapachos inmediatos aportados por las golosinas y los pastelillos al acercarse la navidad, temporada en la que comúnmente la demanda de carbohidratos se eleva. 

La adicción a estos alimentos inicia desde las posadas con los bolos de dulces; continúa en la noche buena con algún tradicional pastel de frutas o el que sea de la elección; se refuerza hasta antes de año nuevo con las tandas de comida que no se acaban y remata cada mañana con tazas de chocolate y galletitas decoradas.

De acuerdo a un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Kansas, EE.UU., el consumo desmedido de azúcares agregados desencadena procesos metabólicos, inflamatorios y neurobiológicos relacionados con la depresión.

La falta de luz altera las horas de sueño (Imagen: as)

Sumado a esto, el invierno hace de las suyas con la disminución de luz y los cambios en los hábitos de sueño. En el estudio, se explica cómo la falta de luz altera nuestro reloj corporal, afectando la manera en que dormimos. Este es un factor que podría llevar a algunas personas a la depresión.

“Para muchas personas, la exposición reducida a la luz solar durante el invierno alterará los ritmos circadianos, interrumpirá el sueño saludable y empujará del 5 al 10 por ciento de la población a un episodio completo de depresión clínica”, menciona Stepehn Ilardi, profesor asociado de Psicología Clínica de la Universidad de Kansas. (Vía: Milenio)

Estos ritmos circadianos podrían definirse como aquellos que te hacen dormir de noche y estar despierto de día, pues son cambios físicos y mentales que responden a la luz y a la oscuridad.

Demasiado consumo de azúcar favorece la depresión (Imagen: Filosofía en mi tocador)

En resumen: el cerebro siendo sobreestimulado con dulces, la falta de luz, las desveladas y las bebidas alcohólicas -también con azúcar y afectando al sistema nervioso-, se convierten en una bomba para tu salud mental.

Y ahí es donde entras tú: melancólico, en el sillón más cómodo de tu casa, comiendo pastelillos, viendo Netflix y preguntándote por qué la navidad te pone así de triste.

Para evitar estos síntomas, es recomendable moderar el consumo de azúcares añadidos, y concientizar sobre cómo modificamos nuestros hábitos en general. Ilardi resalta el valor de las dietas altas en frutas, vegetales, pescado y granos como importantes actores asociados a un bajo nivel de depresión. (Vía: Science Direct)

Con información de: Milenio