Chupar camarón podría traer riesgos a tu salud

Tal vez la próxima vez que decidas comer mariscos debas reconsiderar la cantidad y la limpieza de éstos
Chupar la cabeza de los camarones podría traer riesgos a tu salud. (Imagen: Especial)

Chupar la cabeza de los camarones podría traer riesgos a tu salud. Uno de ellos es que podrías estar introduciendo grandes cantidades de cadmio a tu cuerpo.

Te recomendamos leer: Investigadores encontraron cocaína en camarones

De acuerdo con información de El País y de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), comer o chupar la cabeza de los camarones podría introducir cantidades de cadmio (metal pesado) a tu cuerpo.

Chupar la cabeza de los camarones podría traer riesgos a tu salud. (Imagen: Especial)

El cadmio, es el elemento químico número 48 y es un metal altamente tóxico que es resultado de el refinado de los minerales. Este metal pesado es usado en las aleaciones, fabricación de extintores, alarmas de incendios, fusibles y soldadura.

Este metal es tóxico para le riñón y tiene un alto potencial cancerígeno. Además de eso, el cadmio está presente en varios productos y alimentos, como las vísceras de los animales, mismos que contienen las cantidades más grandes de cadmio.

Chupar la cabeza de los camarones podría traer riesgos a tu salud. (Imagen: Twitter)

Según la Agencia Española de Consumo, aunque las cabezas de camarón no son la única vía de ingesta de cadmio, las vísceras de otros animales, algas, cacao, setas y semillas oleaginosas suelen tener niveles altos de cadmio. Un caso curioso con alimentos como los cereales, es que éstos no tienen mucha concentración de metales pesados como el cadmio pero igual pueden afectar la salud porque son ingeridos con más abundancia.

Con este panorama en la mira, la Aecosan, recalculó los niveles de cadmio seguros para una persona por semana y resultó que no deben ser más de 2.5 microgramos por kilo de peso y por semana. Es decir, una persona de 70 kilos sólo debería ingerir 0.715 miligramos a la semana.

Referente al camarón, éste en sus partes blancas tiene cerca de 0.08 miligramos por kilo. Tomando como ejemplo ese dato, se podría comer dos kilos de camarón por semana pero eso no implicaría que no se esté obteniendo cadmio de otros alimentos.

En el caso específico de las cabezas de camarón, esos niveles de cadmio se cuadriplican y ni hablar de quienes consumen cangrejo, que contiene 30 veces esos niveles de cadmio. Pequeñas raciones de estas cabezas o de cangrejo a la semana podrían estar superando los ‘niveles seguros’ de ingesta.

“Los consumidores de este tipo de productos deben ser conscientes de que el consumo de estas partes (vísceras) de los crustáceos puede conducir a una exposición inaceptable de cadmio, particularmente cuando el consumo es habitual”, advirtió la Agencia de Consumo Española.

Expertos en seguridad alimentaria como Gemma del Caño, explicaron que los niveles de cadmio que consumimos diario se obtienen de los alimentos que comemos a lo largo del día, por lo que es innecesario ingerir más cantidades de este metal pesado en nuestra dieta.

“Hay que evitar incorporar cantidades elevadas sin necesidad. El cadmio permanece en el cuerpo durante 20 o 30 años, así que se va acumulando”, puntualizó la experta.

Finalmente, la Aecosan, advirtió que consumir alimentos con cadmio en poca cantidad hace que se quede retenido en la mucosa intestinal y se elimine después, pero si la ingesta de este metal es alta, pasa a la sangre, lo que podría afectar el hígado y los riñones. Por ello, sugiere siempre moderar la ingesta de éstos alimentos.