¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Impune la violencia sexual dentro de la policía, denuncian víctimas

El pasado miércoles 4 de abril, un elemento de la Secretaría de Seguridad Pública fue aprehendido por violar a una de sus compañeras dentro de las instalaciones de la misma SSP. Ahora, se ha revelado que la gran mayoría de los casos de acoso, hostigamiento y agresión sexual dentro de la policía quedan impunes.

En marzo, la PGJCDMX dio a conocer que existen 461 denuncias por acoso sexual, de 2014 a 2017. No obstante, no existen datos que expliquen por qué los casos quedan impunes, ante la omisión de las autoridades.

De acuerdo con El Universal, las víctimas dentro de las corporaciones policiacas no denuncian por temor a represalias. Existe una cultura machista dentro de éstas, donde se normaliza la violencia sexual en un clima de corrupción e impunidad.

El diario relata la historia de Bárbara, una mujer policía que fue agredida sexualmente por uno de sus compañeros. Cuando fue a denunciar a su sector, en Tacubaya, fue recibida con burlas: “Un taco no se le niega a nadie”, le dijo el comandante Escobar. Entonces acudió con otro comandante de nombre no especificado: “Si quieres estar bien, te tienes que acostar con todos“, le respondió.

La única alternativa que Bárbara recibió fue la de ser cambiada al Metro, donde empezó a ser hostigada nuevamente por el supervisor. Su historia es similar a la de miles de mujeres dentro de corporaciones policiales.

Gráfica: El Universal

Elena Azaola Garrido, profesora e investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, señaló que la violencia sexual contra las mujeres policías no se ha erradicado porque las instituciones toleran esa conducta. “Los departamentos de asuntos internos, como los de derechos humanos, tampoco funcionan de manera adecuada. No sancionan, no resuelven o impiden que sigan ocurriendo”.

Gloria López Santiago, psicóloga criminal y forense, señala que la violencia sexual tiene consecuencias en las policías que la padecen, como estrés postraumático, depresión y ansiedad: “El nivel de alerta se activa en la víctima. Está siempre pensando y obviamente les va a generar insomnio y no habrá un rendimiento adecuado. Tendrán problemas de concentración y de tensión”.

Para las mujeres dentro de la policía, muchas veces los favores sexuales son la única forma de ascender. “Las que se niegan son castigadas. Las mandan a las labores más difíciles. Les tocan las jornadas más largas y las presionan para que sepan que esa es la regla en el ambiente laboral”.