Juez libera a empleados detenidos por talar árboles, pero no perdona delito a empresa

La empresa declaró que cuenta con autorización para remover y limpiar más de 700  árboles.
Liberan a los nueve trabajadores de Fibra uno por la tala de 54 árboles en Coyoacán. (Imagen:Twitter).

El martes fueron liberados nueve trabajadores de la empresa Fibra Uno, encargada del proyecto inmobiliario Torre Mítikah, quienes fueran encarcelados por la tala de  54 árboles en la calle Real de Mayorazgo en la alcaldía Benito Juárez, CDMX.  Las autoridades aseguraron que los trabajadores no cometieron actividad ilícita alguna pues sólo ejecutaron las órdenes de su empresa.

Tras la publicación en Facebook de Alejandro Ortiz, la comunidad de Xoco exigió a la alcaldía de Coyoacán y al gobierno de la Ciudad de México que se detuviera la construcción y que se castigara a los culpables. Ambas peticiones fueron secundadas mediante videos que se hicieron virales en Twitter.

Por su parte, la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA) declaró que el sábado los empleados de la empresa Fibra Uno fueron vistos acomodando los árboles talados en camionetas con placas de circulación pertenecientes al Estado de México. (Vía Milenio)

SEDEMA  también aclaró que la empresa contaba con un permiso parcial que estaba condicionado. La empresa había recibido un permiso temporal de impacto ambiental, pero no contaba con un permiso de la Secretaría de de movilidad de la Ciudad de México (SEMOVI) ni con el permiso de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

De manera que al no verse cumplidas las condiciones impuestas se tuvo que proceder por el delito de ecocidio. Consecuentemente, se detuvieron a 9 trabajadores y fueron presentados en la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales y Protección Urbana.

Tala de árboles en Xoco. (Imagen:Twitter).

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) explicó que el Ministerio Público había presentado pruebas suficientes en contra de los trabajadores, por tanto, se les vincularía a proceso por los delitos contra el medio ambiente.

Sin embargo, el juez Joel López Núñez declaró que la tala de árboles sí es un delito ambiental, sin embargo, los empleados sólo ejecutaron las órdenes de la empresa para la que laboraban. De manera que, los nueve acusados debían ser puestos en libertad.

La empresa declaró que cuenta con la autorización correspondiente para remover y limpiar más de 700  árboles. En este sentido, se trataba de una medida de mitigación, de manera que, por cada árbol talado, se plantarían tres.

Fibra Uno también comentó que tienen un compromiso social y ambiental que los conduce a actuar de manera legal para hacer del país un lugar seguro para la inversión extranjera. Por tanto, mantendrá un diálogo respetuoso con las autoridades. (Vía: Radio Fórmula)

Finalmente, la Fiscalía Desconcentrada de Investigación de Delitos Ambientales y en materia de Protección Urbana declaró que la investigación continuará hasta que se deslinden responsabilidades penales en contra de personas morales y participantes de este delito.

Con información de: La Jornada