Familiares de ladrón intentan linchar a exmilitar que lo mató

La mañana de ayer tres sujetos intentaron asaltar a un hombre de 58 años en el Centro. Sin duda no esperaban que ellos saldrían agredidos del incidente: el asaltado resultó ser un ex militar que iba armado. Mató a uno, dejó grave a otro y el tercero salió huyendo. Por la tarde, tanto el presunto ladrón herido como el exmilitar fueron trasladados al mismo hospital en Balbuena. Y los familiares del fallecido querían linchar al exmilitar que se defendió.

Silvano “N”, de 58 años, exmilitar retirado, seguramente no imaginaba al salir de su casa en la mañana que habría de usar el arma que llevaba en el costado. 

Como reportamos ayer, cuando el exmilitar caminaba sobre la calle José Joaquín Herrera, entre Circunvalación y Manuel Doblado, tres tipos en una motoneta intentaron asaltarlo. Aunque recibió un cachazo, Silvano logró defenderse; al primero le disparó en el pecho, al segundo logró dispararle mientras corría hacia la moto; el tercero huyó y ahora es buscado por la policía.

Silvano “N”

Al primero, quien ya estaba herido, lo acribilló en el piso, como se muestra en el video. El incidente incluso alcanzó a un transeúnte quien resultó herido por una bala perdida.

Tanto los asaltantes heridos como el ex militar fueron trasladados al mismo hospital en Balbuena. Ahí, los familiares y amigos de los presuntos ladrones tuvieron un severo altercado con la policía tras querer linchar al exmilitar, quien tuvo que salir del hospital en una patrulla resguardada, mientras que afuera los familiares de Williams “E”, fallecido a los 19 años, se agarraban a golpes con los elementos de la SSP.

No hay un número exacto de los familiares y amigos de Williams “E” que acudieron a Balbuena buscando venganza, pero medios reportaron entre 25 y 60 rijosos. Y mientras esto ocurría en Balbuena, el peatón que resultó herido era atendido en un hospital en la Gustavo A. Madero.

En este momento, Silvano “N” ya declaró ante el Ministerio Público, donde alegó que actuó en legítima defensa. Su situación legal podría resolverse hasta el viernes.

Por supuesto, cualquier persona que pueda defenderse de una asalto, se defenderá; y la ley contempla esa situación límite. Pero el aumento de casos de justicieros de este tipo en la CDMX evidencia el mal trabajo que hacen las autoridades para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Es venturoso que un ciudadano se defienda por sus medios y salga casi ileso. Sin embargo no se puede celebrar una situación que refleja el fracaso de nuestras autoridades para aplicar la ley y garantizar nuestra seguridad. No es culpa de Nuevo Sistema de Justicia Penal, como algunos podrían suponer; que los policías no sepan hacer su trabajo no es culpa de una reforma diseñada por académicos, ONG’s, juristas especializados y defensores de Derechos Humanos. Esto no es Minority Report, una ley o una reforma no pueden prevenir el delito; solo un policía eficaz puede.

En una ciudad realmente segura no hay justicieros, hay policías eficientes. Piense en el país modelo que desee en el continente que prefiera; sus ciudades seguras se distinguen por tener funcionarios responsables y efectivos.  Si la gente se ve obligada a defenderse por sus propios medios es porque la policía de CDMX se ha vuelto un chiste y uno malo.