Ambulantes generan 40% del PIB de CDMX

comercio informal en CDMX representa 40% del PIB local

Uno de los grandes problemas que tiene el mercado interno en México está relacionado con el alto volumen de comercio informal con el que opera nuestro sistema económico. Este fenómeno no solo impide el crecimiento y la competitividad de nuestro mercado interno, sino que produce y reproduce prácticas y esquemas de corrupción que involucran en distintos niveles a diversos actores políticos, económicos y sociales.

Para darnos una idea de este problema, según la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), solo en Ciudad de México, hay alrededor de 2 millones de personas insertas en el mercado informal. Esta cifra representa 49% del total de personas ocupadas en la ciudad, que es aproximadamente de 4.1 millones de personas.

La proporción a nivel nacional es igual de alarmante, ya que según cifras del INEGI, el 25% del PIB nacional proviene del 60% de las personas que laboran en el comercio informal, mientras que el 75% es generado por el 40% restante. Sin embargo, CDMX rebasa por mucho el promedio nacional, ya que se estima que el comercio informal aporta el 40% del PIB local, esto quiere decir que está cerca de ser el doble de la cifra nacional.

Según la Cámara Nacional de Comercio, el comercio informal en CDMX ha hecho quebrar a alrededor de 3 mil 500 negocios, lo que se tradujo en la pérdida de más de 15 mil empleos formales. En casi 30 años estas actividades se han multiplicado exponencialmente, en 1990 unas 50 mil personas se dedicaban a esta actividad, el día de hoy son 2 millones de personas las que se encuentran insertas en el comercio informal.

Este tipo de economía beneficia no solo a los comerciantes irregularizados, sino también a funcionarios, líderes gremiales y políticos. Es decir, este tipo de actividades reproducen de manera implícita las estructuras de corrupción.

Pensemos que de entrada los comerciantes tienen que pagar cuotas que oscilan entre los 100 y los 200 pesos diarios para poder establecerse, esto multiplicado por el número de ambulantes que decíamos que solo en la ciudad ascienden a 2 millones de personas, tenemos que diariamente se recaudan aproximadamente 400 millones de pesos. Estas cuotas se reparten entre los líderes quienes a su vez entregan parte de los recursos a funcionarios, tanto de las delegaciones como del gobierno de la ciudad, con el fin de que les permitan seguir haciendo sus actividades comerciales, ese dinero por supuesto va a dar a los bolsillos de los funcionarios.

Asimismo gran parte de las mercancías que venden estos comerciantes son de origen ilícito, ya que o son productos “pirata” que entran ilegalmente por las aduanas, o bien, son productos robados. Como sea, estas actividades también estarían beneficiando al crimen organizado, además de que en términos económicos reproducen un esquema de competencia desleal contra el comercio formal, ya que el origen de sus productos les permite vender a precios más bajos.

También hay que decir que este problema se ha ido agravando debido a la falta de empleos bien remunerados en el sector formal, a problemas de crecimiento económico y por supuesto a los incentivos que ofrecen grupos políticos para esos gremios, ya que apoyar a los ambulantes puede representar una buena reserva de votos. Estas actividades han beneficiado sobre todo a los funcionarios delegacionales de la ciudad, quienes lo han visto como un jugoso negocio; el mayor volumen de ambulantaje se encuentra en las delegaciones Cuauhtémoc (Morena), Iztapalapa (PRD, PT, NA), Gustavo A. Madero (PRD, PT), Miguel Hidalgo (PAN) e Iztacalco (PRD). (Vía: El Universal)