Caerá 4% el poder adquisitivo del salario en México

Salario

A raíz de las condiciones económicas adversas pronosticadas para este año, sobre todo las relacionadas a las presiones inflacionarias que rebasarán el 5%, es decir más del 1% sobre el margen estable establecido por el Banco de México, se prevé que el poder adquisitivo del salario mínimo retrocederá al rededor de un 4%. Según lo informado por Basilio González, presidente de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), el poder adquisitivo de los salarios se verán afectados por la inflación del 5.39% esperada para el cierre del año, esto a pesar de que a principios de este año hubo un incremento de 9,2% sobre el salario mínimo.

Si hacemos la proporción veríamos que con una inflación dentro del máximo del margen establecido por Banxico que es del 4% frente a un incremento de más del doble del salario mínimo, los trabajadores tendrían un superávit de al rededor de un 4%. Pero, con una inflación por encima del margen controlado, vemos que hay un retroceso en el poder de compra de los salarios, el cual ya es demasiado cercano a los niveles inflacionarios.

Hay que recordar que estos niveles inflacionarios han sido causados principalmente por los incrementos en los precios de los combustibles, los cuales han impactado no solo a los consumidores directos de estos productos, sino prácticamente a todos los sectores económicos que de manera directa e indirecta utilizan esos insumos y  quienes finalmente tienen que modificar sus precios debido al aumento de sus costos de producción. Asimismo los aumentos en los precios del gas LP también han mermado el poder adquisitivo del salario de muchos consumidores debido a que es un insumo que prácticamente es utilizado por la gran mayoría de la población y por supuesto, por varios sectores productivos, así que también ese incremento aporta a las presiones inflacionarias.

A causa de todo ello, La Conasami señaló que se está evaluando implementar otro aumento en el salario mínimo con el fin de amortiguar este retroceso en el poder adquisitivo, pero este incremento no se puede hacer por decreto, sino que tiene que ser producto de diálogos con los sectores empresariales, obreros y por supuesto con especialistas en economía, esto debido a que un aumento excesivo podría resultar contraproducente ya que también podría generar aumentos inflacionarios, por tanto, se debe analizar detalladamente el desempeño económico en el primer trimestre del año, sobre todo los indicadores relacionados a la generación de empleos. De tal forma, apuntaron que será hasta junio o julio cuando la Comisión de Salarios Mínimos tome la determinación de si habrán o no aumentos al salario mínimo.

Finalmente, ese retroceso en el poder adquisitivo podría agravar la desaceleración económica del país, ya que el consumo ha sido una de las grandes variables que han mantenido a flote nuestra economía, en consecuencia, esta reducción del poder adquisitivo afectaría considerablemente estas dinámicas de consumo. Asimismo, este problema podría tener consecuencias negativas en nuestro, ya de por sí débil, mercado interno, el cual necesita desarrollarse con el fin de reducir la dependencia con el mercado estadounidense que en estos momentos pende de hilo a causa del giro proteccionista que está tomando la economía de los Estados Unidos. (Vía: El Financiero)

 

Publicidad