Buque estadounidense será la primera víctima de los aranceles chinos

La guerra comercial entre los Estados Unidos y China ya ha comenzado y la primera víctima de los aranceles chinos fue el buque estadounidense Peak Pegasus, el cual llevaba un cargamento de soya estadounidense hacia el puerto de Dalian en la región norte del gigante asiático.

Este buque granelero tuvo que acelerar su marcha para llegar antes de que entraran en vigor los aranceles chinos a algunos productos estadounidenses que incluyen productos como soya, automóviles y otros productos agrícolas, los cuales fueron aplicados en represalia a los impuestos por el gobierno de Trump, sin embargo, el navío perdió la carrera y se volvió el primer carguero estadounidense en ser víctima de estas medidas económicas.

Según reportes de monitoreo del navío, el Peak Pegasus se encontraba a 40 kilómetros del puerto de Dalian comenzó a acelerar su velocidad a las 16:25 horas tiempo local con la finalidad de llegar a las 17:00 horas y evitar así la entrada en vigor de los aranceles, sin saber que ya habían entrado los aranceles en vigor a las 00:00 horas de China; como mencionamos, el Peak Pegasus no lo logró y se convirtió en el primer carguero estadounidense en pagar el 25% de aranceles en China.

Recordemos que los aranceles contra los productos Chinos en Estados Unidos por 34 mil millones de dólares entraron en vigor a las 12 de la noche del día de hoy, que es a medio día en China, así que el gigante asiático respondió con gravámenes equivalentes a productos estadounidenses.

La soya ha estado en medio de las tensiones entre estos dos países ya que China es el mayor importador del mundo de este producto y lo hace principalmente de Estados Unidos, solo el año pasado, Estados Unidos exportó a China el equivalente a 17 mil millones de dólares en soya.

Para compensar un alza en los precios de ese producto a raíz de los aranceles, los chinos importaron la semana pasada 3 cargamentos de soya provenientes de Brasil, el problema es que el gigante asiático tiene que suplir aun más producto de otros mercados ya que la dependencia de Estados Unidos es bastante alta.

Finalmente, estas medidas de China también afectan a los productores agropecuarios estadounidenses ya que será más caro introducir su producto en ese mercado, además de que va a ser menos demandado. Recordemos que las medidas de China no solo tienen una dimensión económica sino también política, ya que los productores del sector primario en Estados Unidos son en su mayoría son la base política del presidente Donald Trump. (Vía: El Financiero)