AMLO en Tercer Grado: muchas preguntas, muchas respuestas y consensos insospechados

Anoche fue el reestreno de Tercer Grado y ocurrió con el invitado favorito de chicos y grandes: Andrés Manuel López Obrador. Como ya te habíamos adelantado, el formato se parecía al que hiciera Milenio hace unos meses, pero todo lo demás fue diferente.

Al contrario de lo ocurrido en Milenio, acá no hubo un Carlos Marín enojado ni un Andrés Manuel a la defensiva. Eso sí, la distribución de temas, el seguimiento a las preguntas y… bueno, la concentración de López Obrador estuvieron por todos lados.

Un candidato desenvuelto y ya hasta acostumbrado a ese tipo de foros (y muy bien entrenado por Tatiana Clouthier y sus asesores) logró hablar claro de la amnistía, de sus proyectos económicos e, incluso, explicó a qué se ha referido con “mafia del poder”.

Estés a favor o en contra de Andrés Manuel, nadie puede negar que su sola presencia es polémica y, un debate con periodistas que se han caracterizado por criticarlo (o ser críticos con él, que no es lo mismo), iba a generar polémica, también, en redes sociales.

Desde críticas oportunas a las cuentas de sus planes económicos y presupuestales hasta las ya quemadísimas burlas a la velocidad con la que habla (o, como le dijo la entonces asambleísta chilanga, Mariana Gómez del Campo: las faltas de ortografía con las que habla), el lado anti-AMLO tuvo su buena dosis de entretenimiento.

Del otro lado, fue una verdadera sorpresa el trato hasta amable que hubo entre los entrevistadores y el candidato de Morena. Y no es que hace seis años haya sido recibido con espadas y amenazas, pero sí había una tensión clara en el ambiente. Si acaso, el pleito en chiquito con López Dóriga todo el tiempo fue el ‘comic relief’ de todos al ver a los dos arrebatarse la palabra pero, eso sí, siendo reteamables.

Quizá lo mejor de la noche no ocurrió dentro del estudio de Televisa Chapultepec, sino en Twitter con dos que nunca habían concordado en nada. Pero en nada de nada: el expresidente Felipe Calderón y el periodista Julio Hernández, “Astillero”.

Desde el comienzo del programa, Calderón ya estaba haciendo enojos porque no le hacían “las preguntas correctas” al morenista. Y se notó en Twitter: siguió cada pregunta con enojo, tuiteó cada arranque con enojo y, enojosamente, tuiteó y di RT a cuanto pudo contra AMLO.

Del otro lado, Astillero estaba sorprendido por la facilidad con la que los periodistas de Televisa recibieron, cuestionaron y aceptaron cada respuesta de López Obrador. Bien dicen que aunque la gente diga lo mismo no lo dicen igual, así que, en la cabeza del expresidente, esa sorpresa del colaborador de La Jornada fue la confirmación de su berrinche.

Calderón cree que Astillero concuerda con su postura con AMLO

El buen Julio lo sacó de la confusión… pero lo hizo de mejor forma: burlándose de esa lectura tramposona del expresidente.

Astillero se burla de Calderón por AMLO

En otras cuentas derechosas de las que ya hemos platicado en este medio la sorpresa de las respuestas de AMLO y el ambiente general del programa también se leyeron:

Un programa que se tenía pensado que durara una hora se extendió hasta la hora y media. Si bien el formato ya ha sido trabajado hasta el cansancio será cosa de ver cómo funciona con los otros candidatos y si tendrá el éxito de esta primera emisión. ¿Cuáles serán las preguntas que le hagan al Bronco, a Zavala, a Anaya o a Juana Cuevas (que va mejor en las encuestas que Meade)?

Por: Redacción PA.