Actor de ‘Stranger Things’ despide a su representante acusado de abuso sexual

Finn Wolfhard, uno de los protagonistas de Stranger Things y joven actor que ha posicionado su carrera en muy poco tiempo, despidió a su agente, Tyler Grasham, luego que Grasham fuese señalado por acoso sexual.

Grasham trabajaba para la agencia de APA desde 2005, la cual hace unos días declaró para The Holywood Reporter que investigaría las acusaciones, pero el día de hoy un portavoz de la agencia informó el despedido formal de Tyler, lo anterior después de que una de las víctimas anunciara que acudiría a la policía de Los Ángeles. (Vía: Deadline)

La primer acusación fue realizada por el ex actor Blaise Godbe Lipman, quien a partir del movimiento #MeToo denunció el abusó sexual que sufrió por parte de Grasham. Hay que recordar que el #MeToo fue una iniciativa dentro del gremio cinematográfico para denunciar los acosos de Harvey Weinstein, hashtag que más tarde cobró dimensiones internacionales.

Harvey Weinstein no es el único: la violencia machista en Hollywood

Lipman publicó el pasado viernes de 15 de octubre en su muro de Facebook que fue abusado sexualmente por un reconocido representante de actores de la firma APA.

Posteriormente reveló para el portal The Wrap, que fue alcoholizado por Grasham para luego ser abusado sexualmente por él.

“Tyler bajo el pretexto de una reunión de negocios para poder ser representado por APA, me dio alcohol cuando era menor de edad y abusó sexualmente de mí. Encuentro muy difícil que no supieran de su comportamiento agresivo y del uso que hacía de su posición en la compañía para abusar de niños ingenuos“, expresó Lipman. (Vía: Hollywood Reporter)

Además a la denuncia de Lipman se sumó la de Lucas Ozarowski, editor de cine y televisión, quien declaró para Deadline Reports una historia similar a la de Lipman, en donde supuestamente Grasham también intentó alcoholizarlo para abusar de él.

Ademas de el ex actor y editor, quienes denunciaron a Grasham fueron Jordan Gavaris y Brady Lindsey.

Como expresó Lipman, es la misma industria la que protege a agresores como Grasham o Weinstein con su silencio, pues en ambos casos los abusos son un secreto a voces entre el gremio donde las víctimas son silenciadas ante la amenaza de ver destruidas sus carreras.