4T

La otra renuncia del gabinete de AMLO

No había pasado mucho tiempo de la renuncia de Carlos Urzúa en Hacienda cuando Gualberto Ramírez a la Unidad ANtisecuestro de la SEIDO
La otra renuncia del gabinete de AMLO. (Imagen: Twitter)

Otra de las renuncias que causó impacto este martes fue la de Gualberto Ramírez Gutiérrez quien se desempeñaba como titular de la Unidad Antisecuestro de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Fiscalía General de la República (FGR). El titular  que se desempeñaba en ese cargo desde el sexenio de Felipe Calderón no dio alguna razón por la que decidió terminar con su cargo.

Alejandro Gertz Manero titular de la Fiscalía General de la República está realizando cambios en la SEIDO, uno de ellos es la renuncia de Gualberto Ramírez Gutiérrez quien se desempeñaba como titular de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro. Algunos medios puntualizan que este funcionario renunció ya hace un par de días y que, al igual que otros funcionarios, no argumentó su baja. 

Una de las investigaciones que el extitular tuvo a su cargo fue la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa sin que ésta tuviera grandes o certeros avances en general, pues desde que se suscitó en caso en el 2014 no se han logrado esclarecer ni los motivos ni a los perpetradores. También se vio involucrado en la detención de Marco Tulio Carrillo alías ” El Marlon” quien trabajaba como operador para el cartel de Sinaloa en Tijuana y Baja California.

En una investigación realizada por Proceso se señala que Gualberto Ramírez estuvo bajo sospecha por la desaparición de dos agentes antisecuestro y un Sub Oficial de la Policía Federal en Morelos en 2017. Realizaban una investigación entre los límites de Tlalpan, Morelos y la Ciudad de México. Asimismo, se emitió una denuncia en su contra por hostigamiento ante la Visitaduría General de la PGR.

En la denuncia se declaró que Gualberto Ramírez prefirió criminalizar a los agentes desaparecidos antes que encontrar su paradero. También se narra que el ex titular los obligó a declarar sobre la desaparición de sus compañeros e inclusive tomó sus teléfonos celulares para descargar el contenido que había en ellos.

La renuncia tan intempestiva y sin declaración alguna resulta muy sospechosa, sobre todo tratándose de una instancia de seguridad pública. Recordemos que las cosas han estado tensas desde la disputa entre la Policía Federal y la Guardia Nacional debido a la incorporación de la primera institución en la segunda.

También podríamos mencionar los recientes secuestros en la CDMX, de los cuales uno no ha sido esclarecido. Es claro que todos los funcionarios están en su derecho de desistir de su cargo cuando creen que no podrán con él, pero eso no los excusa de rendir cuentas claras sobre su baja y el estado actual de la institución que abandonan. 

Con información de: La Jornada