¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Alemania prohíbe la “terapia de conversión” para menores de edad

La homosexualidad no es una enfermedad
(Imagen: Federación de Periodistas del Perú)

Este miércoles, el gobierno de Alemania declaró la prohibición a las “terapias de conversión”, las cuales han buscado tratar a la homosexualidad como una “enfermedad que precisa de ser curada”.

Te recomendamos leer: Protestan contra prohibición de terapias de conversión

Desde hipnosis, hasta descargas eléctricas. Alemania ya llevaba meses preparándose para la eliminación de estas prácticas, cuyos métodos han sido condenados por redes en pro de los derechos LGBTQ+ y por asociaciones médicas en todo el mundo.

El 4 de noviembre de 2019, Jens Spahn, ministro de salud de este país y abiertamente homosexual, presentó un proyecto de ley para el derrocamiento de las “terapias de conversión” .

El día de ayer, el resultado de la propuesta por fin vio la luz.

En un mensaje publicado en Facebook, el gobierno alemán expresó “La homosexualidad no es una enfermedad” y anunció que quienes recaigan en ésta práctica, podrán enfrentar penas que van desde una sanción económica hasta pasar un año en prisión.

Jens Spahn y Angela Merkel (Imagen: Cromosoma X)

Inicialmente, la prohibición aplicaría para menores de 16 años, pero hacia al final se extendió a los 18 años. Además de aplicarse en casos de menores de edad, el uso de “terapias de conversión” también será penado al tratarse en adultos con capacidad disminuida en toma de decisiones. 

A través de Steffen Seibert, portavoz de la canciller federal Angela Merkel, se dio a conocer que se prohibiría la propaganda para los servicios de estas prácticas.

“El objetivo del gobierno es proteger el derecho de las personas a su autodeterminación sexual”, declaró Seibert a la prensa alemana.

Según datos recogidos por el canal de noticias DW, las terapias de conversión han sido eliminadas en Malta, Ecuador y Brasil, así como en 18 estados de EE.UU.

Con información de: The San Diego Union Tribune y DW