Caso #SanJuanXalpa: Dan prisión preventiva a dos detenidos, familia sostiene que detención fue ilegal

Primera audiencia. Imagen: En Punto

Este viernes 22 de febrero, Pablo “N”, Gil “N” y Edgar “N” fueron presentados ante una jueza de control en los tribunales del Reclusorio Norte de la CDMX. Los  familiares de los detenidos habían declarado a Plumas Atómicas y En Punto que habían sido capturados ilegalmente, sin órdenes de aprehensión ni en flagrancia, con uso excesivo de la fuerza, amenazas a testigos y que, además, fueron extorsionados por presuntos agentes de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

La PGJ-CDMX imputó a los detenidos cargos de narcomenudeo y, a uno, con posesión de arma de fuego y aseguró que fueron detenidos de manera legal.

La detención

Según la narrativa presentada en la carpeta de investigación, cerca de las 21 horas del 19 de febrero, dos policías en una patrulla sin baliza detuvieron a los ahora imputados tras presenciar una compraventa.

Los imputados y su abogado (derecha). Imagen: En Punto

De acuerdo con las autoridades, cuando se acercaron a revisarlos, Pablo entregó voluntariamente 400 pesos (80 de ellos serían resultado de la compraventa), 2.4 gramos de cocaína y 360.1 gramos de marihuana, así como una pistola de nueve milímetros. Por su parte, Édgar y Gil tenían en su posesión 10.8 y 13.5 gramos de marihuana, respectivamente.

La versión que los familiares de los detenidos ofrecieron a Plumas Atómicas y En Punto dice que los hechos ocurrieron de una forma completamente diferente: dos autos llegaron a la calle Membrillo, afuera del número 17, en San Juan Xalpa. De estos, se bajaron y afuera de este domicilio, casa de uno de los detenidos, encañonaron a los testigos, golpearon a los tres detenidos (incluyendo a un cuarto) y los subieron a los vehículos.

Tras esto, denunciaron, les fueron sembradas bolsas con drogas y el arma, mismos elementos que luego darían pie para que la familia fuera extorsionada por presuntos agentes de la PGJ.

En orden, el abogado de los imputados, Gil, Édgar y Pablo. Imagen: En Punto

La primera audiencia

En el Reclusorio Norte, la jueza determinó que Gil llevaría el proceso penal en libertad, pero Pablo y Édgar recibieron prisión preventiva.

Esta decisión es porque la pistola que supuestamente tenía Pablo está vinculada a cinco investigaciones (una de ellas de este febrero) por homicidio. Además, porque cuenta con antecedentes penales por robo.

En el caso de Édgar se debió a que un presunto testigo lo vinculó con un homicidio cometido a finales del 2018.

Los tres detenidos aseguraron que fueron víctimas de tortura y maltrato desde el inicio de la audiencia, pero se negaron a que se les aplique el protocolo de Estambul.

El próximo 26 de febrero habrá otra audiencia, en la que la defensa presentará pruebas para que la jueza valore si son imputados a proceso o no por narcomenudeo.

Mientras tanto, Guadalupe Sánchez, esposa de Pablo, dijo a En Punto y Plumas Atómicas que presentará una denuncia ante la Fiscalia para Delitos Cometidos por Servidores Públicos por la presunta extorsión de la que ella y su familia habrían sido víctimas por parte de agentes ministeriales.