Hay extorsión a detenidos de Iztapalapa por PGJ: familia

Imagen: Plumas Atómicas

La noche del 19 de febrero detuvieron a 4 personas en la colonia San Juan Xalpa, Iztapalapa. Esto en el marco del operativo iniciado tras la balacera del domingo 17 que dejó un saldo de 7 muertos.

“A mi marido le pusieron una pistola de nueve milímetros, le pusieron bolsas de cocaína, bolsas de mota. Y que están pidiendo dinero que para que les bajen los cargos, declaró María Guadalupe Sánchez a un asesor de CDHCDMX por teléfono, en presencia de las cámaras de Plumas Atómicas.

Solo 3 de los detenidos, Pablo, Gil y Édgar, todos ellos familia, fueron presentados en la Fiscalía para la Atención del Delito de Narcomenudeo. Del cuarto detenido, Isaac, se desconoce su paradero. Plumas Atómicas estuvo presente en la Fiscalía desde que fueron presentados los 3 detenidos.

Ahí, familiares denunciaron que se trató de una detención arbitraria, sin orden de aprehensión ni flagrancia, con uso excesivo de la fuerza. Pero, sobre todo, que fueron extorsionados por agentes de la Fiscalía para que les rebajaran los cargos.

“Es que el día de ayer a las como 8 y media mi marido salió a la tienda y para eso habían llegado unos judiciales, dejaron los carros en la entrada de la calle y se metieron, llegaron apuntando a todo mundo, afuera había dos primos de mi marido y un amigo”, explicó María Guadalupe por teléfono a Derechos Humanos de la PGJ.

En entrevista, Nalleli, familiar de los detenidos, explicó que la extorsión ocurrió de la siguiente forma en las instalaciones de la Fiscalía:

“Me mete a donde están sus oficinas, está él, otro judicial y una mujer judicial. En la mesa está todo lo que les inculparon a mis primos y me los enseña.
Me dijo: ‘yo así como puedo desaparecer esta puedo desaparecer más’. Yo quiero 20 mil pesos ahorita. Le dije no lo tenemos. Le dije no lo tenemos.
Me dice ‘pero usted ya sabe de qué estamos hablando’. Y le dije es que ellos no traían nada de esto. Y dice: ‘Sí, ya lo sé. Todo esto es sembrado’“.

Luego de esa conversación y desde el interior de la Fiscalía, Nalleli, prima de Pablo, se comunicó con el resto de la familia. En esta conversación, que alcanzó a ser escuchada por un asesor de la CDHCDMX que estaba en otra línea, se escucha lo siguiente:

“A este Pablo le pusieron un arma de nueve milímetros, bolsas de cocaína, 66 y 44 de marihuana”. 

El arma que le imputan a Pablo es de uso exclusivo del Ejército, lo que se considera un delito federal.

Hay extorsión a detenidos de Iztapalapa por PGJ: familia
Imagen: En Punto.

Aunque María Guadalupe, esposa de Pablo, se puso en contacto con Derechos Humanos de la PGJ, así como asistencia de la Visitaduría General de la misma dependencia, Nalleli siguió en contacto con los agentes extorsionadores.

Ellos prometían que, de acceder a un pago de 5,000 pesos por cabeza, “rebajarían sus cargos”, lo que incluiría quitar las drogas sembradas, pero dejando intacta el arma de fuego en la carpeta de investigación. En uno de los audios se escucha:

El arma ahí sí, ya no. ¿Sí? Es sincero esto. Saqué a los 3, no te saqué a uno, saqué a los 3 para que vean todo lo que se les está quitando. ¿Sí? nada más te voy a pedir un favor. A la esposa de Pablo cálmala o no sé qué le hagan, que si hace ruido va a ser peor”. 

Igualmente, en la misma conversación el presunto agente le asegura:

Me aviento a quitarte la droga pero el arma no, chaparrita”. 

En medio de la extorsión, la familia denuncia que fue amenazada por los agentes; buscaban que se detuviera la intervención de Derechos Humanos:

El pedo es que está marcando a Derechos Humanos y que quién sabe quién”.

Y mientras estas denuncias han sido desestimadas, los medios de comunicación que han abordado el tema han lanzado notas plagadas de información errada.

Hay extorsión a detenidos de Iztapalapa por PGJ: familia
Imagen: Plumas Atómicas.

Excélsior asegura que a Gilberto se le encontró el arma de fuego, cuando a quien se le sembró la pistola fue a Pablo; La Silla Rota afirma que los 3 admitieron ser miembros de “Los Molina”, cuando ni siquiera declararon en la Fiscalía. 

El Universal dice que son menores de edad cuando en realidad tienen 29, 27 y 20 años y además los vincula con el multihomicidio ocurrido el domingo 17. La PGJ no ha hecho una declaración oficial al respecto.

Además, familiares señalan que ellos no estaban en el lugar del crimen en el momento de los hechos: mientras Édgar laboraba como guardia de seguridad, Pablo se encontraba con su esposa.

La noche del 20 de febrero, tras publicarse el reportaje inicial de Plumas Atómicas con En Punto, María Guadalupe, esposa de Pablo, denunció haber sido amedrentada por agentes en las mismas oficinas de la Fiscalía. Los tres detenidos ya fueron trasladados al Reclusorio Norte.

Al ser increpada sobre el tema en la conferencia de prensa del 22 de febrero, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, declaró al respecto:

Probablemente hay prácticas que vienen del pasado, llegamos hace dos meses al gobierno y de parte de la Procuraduría y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana se están combatiendo todas las prácticas de corrupción y de simulación que hay en las instituciones.”