¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

FDA investiga 127 casos de convulsiones por vaping

La administración estadounidense de drogas y comida investiga casos de convulsiones por uso de cigarro electrónico
FDA investiga casos de convulsión por posible uso de cigarros electrónicos

Esta semana, la FDA (administración estadounidense de drogas y comida) declaró que investigan 127 casos de convulsiones, desmayos y temblores que, posiblemente se deban al vaping. A su vez, lanzaron una potencial alerta de seguridad. Sin embargo, todavía habría que determinar si el vaping es la verdadera causa.

La FDA cree que no se han registrado todos los casos y que los jóvenes asumen los efectos secundarios como algo normal. Los casos se han registrado a lo largo de nueve años (2010-2019) y todavía no se sabe el verdadero impacto de los cigarros electrónicos.

Se estima que en Estados Unidos, cerca de 3.5 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria fuman cigarros electrónicos. La preocupación recae en que muchos de los jóvenes no están conscientes de que los cigarros electrónicos también contienen nicotina y pueden llegar a ser tan adictivos como los cigarros normales.

Aunque el sabor se disfrace de “panqueques”, “sandía” o “vainilla”, los cigarros electrónicos también tienen altos niveles de nicotina. De hecho, es posible comprar dosis “más fuertes”, lo que los vuelve aun más peligrosos. 40% de los  jóvenes que se vuelven adictos a la nicotina a partir de los cigarros electrónicos, nunca han fumado un cigarro normal.

Igualmente, el FDA declaró que los cigarros electrónicos no ayudan a dejar de fumar. Debido a que pueden no contener tabaco, gran parte de los consumidores utilizan los vapes para dejar de fumar. Sin embargo, el contenido de nicotina crea una dependencia en la que los consumidores terminan fumando cigarros normales y electrónicos.

Este año, tres jóvenes en Illinois y once en Wisconsin fueron hospitalizados después del supuesto consumo de cigarros electrónicos. Las causas fueron varias, desde falta de aliento hasta bloqueo completo de tráquea que requirió de entubación.

Además del daño causado por inhalación, cuyo impacto todavía no está debidamente registrado, es especialmente dañino tragar las sustancias del cigarro electrónico. Puede causar náuseas, temblores y sudoración excesiva.

Ante los posibles daños del cigarro electrónico, es recomendable no sólo moderar el consumo, sino ser más conscientes de lo que ingerimos. Los vapes parecen inducir a una adicción a la nicotina desde temprana edad, a pesar del inocente sabor a vainilla.