Denuncian abuso sexual de alumna en Escuela de Trabajo Social en CU

Alrededor de las 6:30 de la mañana del día de ayer, 20 de marzo, una estudiante de Trabajo Social de segundo semestre sufrió un abuso sexual en los baños del edificio B de su Escuela. El hecho, denunciado primero por diversos colectivos feministas, fue confirmado por la dirección de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTC) de la UNAM.

Denuncia de grupos feministas por violación de compañera

Apenas la semana pasada, las facultades de Filosofía y Letras y de Ciencias Sociales y Políticas organizaron un paro feminista de 48 y 24 horas, respectivamente, en el que denunciaban el acoso y agresiones sexuales que sufren dentro de las instalaciones no sólo a manos de compañeros sino, también, de profesores, personal de administraciones y trabajadores de la UNAM.

Anoche, el comunicado doble (de colectivos feministas y de la Dirección del plantel) reafirman la violencia cotidiana a la que se enfrentan miles de mujeres dentro de las instalaciones de la “Máxima Casa de Estudios”.

Las alumnas convocaron a una asamblea urgente el día de hoy a las 9 de la mañana para denunciar los hechos y coordinar acciones frente a ellos:

“A ti, compañera y compañero que estás leyendo esto, te pedimos que escuches y no juzgues, que no repitas aquellas palabras absurdas que revictimizan a la mujer, no te las enunciaremos aquí porque tú ya las conoces”

De parte de la Dirección, se reportó que se siguió el  Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM y se realizó la denuncia, al mismo tiempo que se acompaña el proceso de la alumna.

Por otro lado, la dirección, a cargo de la maestra Leticia Cano Soriano, falla en señalar el problema como algo que puede solucionarse simplemente con mayor seguridad y vigilancia. No reconoce el problema sistémico que evidencia este y cientos de otros casos:

“Se reforzarán los recorridos por la Escuela con las y los integrantes de la Administración a mi cargo desde las 6:45 a.m. hasta las 10:00 p.m., así como las labores que realiza el personal de vigilancia de la Escuela.”

Tal como lo denunciaron las estudiantes que tomaron el jueves y viernes pasado las instalaciones de la Facultad de Filosofía y Letras, agresiones como ésta no se resuelven con vigilancia, sino con el debido proceso y con justicia pronta y expedita.