¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

El Frente Poblano por la Familia asegura que ‘el violador también es padre y debemos reconocérselo’

El Frente Poblano por la Familia presentó una postura 'a favor de la vida' que parecería ser una apología de la violación
Frente Poblano por la Familia afirma que "el violador también es padre"

El 6 de noviembre, el Frente Poblano por la Familia fue a la UPAEP (Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla) a presentar su postura contra el aborto y “a favor de la vida”. En su módulo colgaron letreros aplaudiendo la vida de los bebés que nacieron resultado de una violación. 

También te puede interesar: Ojalá me hubieran abortado: Crónica de una película pro-vida

En su página de Facebook, el Frente Poblano por la Familia escribió: “Agradecemos a la UPAEP por celebrar el milagro que también proviene de la violación. El violador también es padre y debemos reconocérselo“.

Usuarios en redes han tachado la publicación de ridícula y risible. Uno de ellos apuntó que ser padre es mucho más que “dejar su semen” pues implica amar, educar y vivir la paternidad. Un violador, por lo tanto, sería sólo eso: un violador, no un padre.

Comentario respecto a la paternidad. (Imagen: Facebook)

Los usuarios también afirmaron que al preocuparse únicamente por el resultado de la violación se le está dando más peso a la posibilidad de un nacimiento que a la voluntad de una mujer. Escriben los usuarios que “sólo la ven como una incubadora“, ya que no están tomando en cuenta la experiencia traumática de la violación y que muchas mujeres podrían preferir no llevarlo a término. 

Comentario respecto a la falta de consideración por la mujer. (Imagen: Facebook)

Varios usuarios también afirmaron que la postura del Frente Poblano por la Familia (y la UPAEP por asociación) estaría fomentando la violencia sexual y normalizando la cultura de la violación. Si se afirma que de una violación puede surgir “el milagro de la vida”, entonces se está minimizando la violencia que implica una violación y enalteciéndolo como un medio. 

Comentario respecto a la irresponsabilidad de la UPAEP. (Imagen: Facebook)

La asociación de la UPAEP sería especialmente problemática pues, a pesar de ser una universidad privada con alineación católica, estaría fomentando un discurso violento. ¿Los estudiantes de medicina y enfermería que salgan de la universidad se negarán a realizar abortos? ¿Se orillará a más mujeres a hacerse abortos clandestinos aunque esto peligre su vida? 

Respuesta del Frente Poblano por la Familia ante comentarios de usuarios. (Imagen: Facebook)

Dos horas después de publicar la fotografía, el Frente Poblano por la Familia escribió “ayer estaban indignados por el asesinato de los bebés Lebaron, pero hoy promueven que maten a los bebés por violación. Doble moral“. Los usuarios también criticaron la burda comparación pues no se debería hacer una analogía entre asesinar e incendiar a un bebé ya nacido con interrumpir químicamente un proceso de gestación.

Comentario respecto a la falsa analogía entre el asesinato de los LeBarón y el aborto. (Imagen: Facebook)

Finalmente, el Frente Poblano por la Familia solicitó que “si van a malinterpretar la publicación del evento en UPAEP, por favor abstenerse de compartir”. Pero, pareciera que los que realmente interpretaron las publicaciones del Frente fueron los usuarios. Interpretaron machismo, moralismo y violencia. La publicación del Frente puede ser desesperanzadora, pero los comentarios de los usuarios no lo son. 

***

Actualización

La situación no terminó ahí. No conformes con las malas analogías y la apología de la violencia, el Frente Poblano por la Familia hizo una declaración excesivamente problemática hasta para otras instancias religiosas.

Frente Poblano por la Familia afirma que Jesús nació por una violación. (Imagen: Facebook)

El Frente Poblano por la Familia dijo “Técnicamente, Jesucristo nació de una violación“. ¿Hasta dónde estarán dispuestos a llegar para defender la violencia? Su comentario, además, presenta una falta de entendimiento teológico. Sólo queda preguntarnos… ¿seguros que no se trata de una mala broma?