Crean reality show para visibilizar el acoso sexual en el trabajo

En Israel, una productora prepara un reality para hacer conciencia sobre el acoso sexual: se llama The Silence Breaker y usará cámaras ocultas para mostrar el problema. Lo que el movimiento #MeToo empezó a visibilizar desde el año pasado, solo que ahora en tiempo real.

Gil Formats, una productora israelí, colocará cámaras en oficinas y lugares de trabajo para documentar el acoso sexual que viven los empleados y contar sus historias. Además, se contempla que cada episodio termine con una confrontación con el acosador en turno.

En entrevista con The Hollywood Reporter, el CEO de Gil Formats y creador del show Assaf Gil declaró que espera que su programa “genere conciencia pública sobre el acoso laboral e inspire a otros a ‘dar un paso adelante y hablar’“. Además explicó que “la gran diferencia entre lo que hacemos y lo que ha aparecido en las noticias es que esos incidentes ocurrieron hace mucho tiempo, mientras que nosotros estaremos filmando en tiempo real“, dijo.

“Muchas de las historias de #MeToo tienen que ver con gente famosa, pero el acoso sexual es un problema más extenso: muchas de las mujeres con las que hablamos como parte de la investigación para realizar el programa tienen alguna historia de acoso que contar“.

La productora planea mostrar este formato a cadenas internacionales en Cannes. Además, los directivos de Gil Formats declararon que están en pláticas con una televisora israelí para empezar a transmitir una versión local del programa.

El nombre del show, The Silence Breaker, es una referencia a las mujeres que iniciaron #MeToo y se convirtieron en personajes del año de la revista Time en diciembre pasado. No obstante, Gil aclaró que el programa tendrá más que ver con los crímenes y no tanto con dicho movimiento. Además contará con una conductora, idealmente una mujer especializada en periodismo.

¿Cuánto falta para que una productora inicie un proyecto así en México? Siendo un problema sumamente extendido en nuestro país, no hay duda de que habría mucho material para evidenciar a los acosadores sexuales en el ámbito laboral. ¡Cuidadito, Weinsteins del mundo!