Locutor brasileño ataca a Greta Thunberg: ‘necesita sexo’

El locutor fue despedido después de sus críticas hacia la activista sueca
Locutor brasileño, Gustavo Negreiros, dice que Greta Thunberg necesita sexo

El locutor brasileño Gustavo Negreiros fue despedido después de criticar a la activista sueca Greta Thunberg y decir que “necesitaba sexo”.

Durante el programa de 96 FM, el locutor Gustavo Negreiros hizo comentarios negativos sobre la joven sueca de 16 años. Dijo que ella es “histérica” y “malcogida“. Igualmente, afirmó que “le falta sexo, ya sea con un hombre o una mujer“. Además, sugirió que ella se dedica a fumar marihuana en Suecia.

Las críticas misóginas de Negreiros fueron mal recibidas por sus compañeros y radioescuchas. Después del comentario de Negreiros, la presentadora Carolina Reis afirmó que Thunberg es una niña de apenas 16 años que, además, podría ganar el premio Nobel de la Paz. Pero, aunque Carolina trató de detenerlo, no pudo evitar los comentarios misóginos de su compañero Negreiros.

En Whatsapp se compartió el video del locutor y fue tan viral que alcanzó el segundo lugar en las tendencias de Twitter de Brasil.

Después de las declaraciones de Negreiros, dos compañías retiraron el patrocinio a la radiodifusora. Las empresas Unimed Natal y Comjol decidieron retirar el financiamiento “porque no concuerdan con el posicionamiento del locutor“. (Vía: Saiba Mais)

Por su parte, la Comisión de Mujeres Abogadas emitió una nota de repudio ante los comentarios del locutor. Sostienen que éste insertó erróneamente a una niña de 16 años en un mundo de alcohol y drogas. Igualmente, afirman que las declaraciones de Negreiros son especialmente problemáticas, ya que Brasil es el quinto país en el mundo con mayor violencia de género. 

Posteriormente, Negreiros pidió perdón por su comentario:Fue pésimo y lamentable. Me avergüenzo del comentario. Pido disculpas públicamente a cada uno de mis lectores, oyentes y espectadores“. (Vía: Portal Impresa)

Sin embargo, la disculpa no fue suficiente pues después de la cancelación de patrocinios y la repercusión negativa que sufrió la radiodifusora, Gustavo Negreiros fue despedido. La medida de la radiodifusora, de concesión pública, fue bien recibida por los brasileños.