¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Un hombre asesinó a una niña porque no dejaba de llorar

¿Qué sucede con la violencia contra los niños en México?
Un hombre asesinó a una niña porque no dejaba de llorar. (Imagen: Twitter)

Un hombre del municipio de Tecamac asesinó a una niña de cinco años en la colonia San Francisco Cuautliquixca. el presunto feminicidio la agredió porque la menor no dejaba de llorar.

Según Excélsior, todo sucedió el 17 de septiembre, la menor de edad no dejaba de llorar, el agresor identificado como Javier “N” le arrojó agua fría, luego la aventó contra la pared.

El golpe que la niña sufrió le provocó una convulsión, la madre de la niña la trasladó hacia un hospital de la zona en la que murió debido a la gravedad de las lesiones.

Javier “N” de 31 años, pareja de la madre de la menor fallecida, fue detenido por elementos de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) Del Estado de México.

Las autoridades correspondientes iniciaron una carpeta de investigación  y el agresor fue remitido a la disposición del Ministerio Público y, posteriormente, ingresado al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Ecatepec.

La violencia contra niños y adolescentes

Niñas, niños y adolescentes son víctimas de diferentes tipos de violencia en toda la República. Las agresiones cubren diversos aspectos como el económico, físico, mental e inclusive el sexual.

El abuso o violencia física es entendida de la siguiente manera:

Uso de la fuerza, mortal y no mortal, sobre NNA que deriva en daños reales o potenciales, que se manifiesta en: castigos corporales y todas las demás formas de tortura y tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, intimidación física y novatadas por parte de adultos o de otros niños”. (Vía: Panorama estadístico  de la violencia contra niñas, niños y adolescentes)

Según el Informe anual del  Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) del 2017 puntualizó que 6 de cada 10 niñas, niños y adolescentes de uno a 14 años han sufrido algún tipo de violencia.

También se puntualiza que uno de cada 15 menores de edad ha recibido algún castigo físico severo en que destacan:

Cada una de estas agresiones es considerada como un “método de disciplina”, sin embargo, se trata de un abuso que tiene diversas implicaciones psicológicas y emocionales en el desarrollo del menor.

Por ello, es necesario construir espacios libres de violencia emocional, física y sexual, sólo así, podríamos contribuir a una sociedad más sana.

Con información de: Excélsior