¿Qué recuerda el nuevo antimonumento de la Ciudad de México?

Porque para muchos es necesario levantar un antimonumento para recordarles cuántas mujeres son asesinadas al día
Antimonumento feminista

El pasado 8 de marzo, durante la manifestación que aconteció en la Ciudad de México, fue colocado por familiares de víctimas de feminicidios y desaparición un Antimonumento feminista frente al Palacio de Bellas Artes.

Su colocación refiere a la visibilización de los feminicidios en México y la enorme ola de violencia que aqueja a las mujeres de este país. De acuerdo con el Observatorio Nacional del Feminicidio, al día son asesinadas siete mujeres mexicanas y tan solo son el 25% de los casos son investigados como feminicidio.

Posterior a su colocación se estableció un plantón con el fin de proteger la estructura, ya que de acuerdo con diferentes testimonios las autoridades policiales han vigilado de forma constante la jardinera donde fue colocado. Algunos rumores y medios han apuntado la ilegalidad de su instalación, valdría la pena preguntarse ¿qué antimonumento tiene permiso en un inicio? De esta manera, mujeres pertenecientes a diferentes organizaciones y colectivos han demandado el reconocimiento del Estado para que la estructura no sea removida.

Antimonumento feminista

Durante el plantón diferentes familiares han referido,  al ejemplo del antimonumento que fue donado por herreros y se instaló frente al Palacio de Ciudad Juárez. Días después fue removido por autoridades del estado, las familias exigieron la creación de uno más grande para que fuera imposible quitarlo, y en efecto, se quedó. (Vía: El Universal)

El 15 de marzo Plumas Atómicas entrevisto a diferentes activistas pertenecientes a los colectivos que aún resguardan el anitmonumento y confirmaron aún no tener un diálogo establecido con el Gobierno de la Ciudad de México con respecto a la permanencia de la estructura. Y aunque se ha debatido mucho la permanencia de este antimonumento es necesario recordar que ni el que se elaboró por los 43 estudiantes de Ayotzinapa, ni el de la guardería ABC tuvieron este riesgo de remoción. Lo cierto es que la visibilización de la violencia de género en la CDMX es un referente de la defensa de los derechos humanos.

La ola de apoyo mediático con respecto a “la Antimonumenta”, como es referida en redes, se ha reflejado en el hashtag #SeVaAQuedar