¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿De verdad hubo un diálogo entre Claudia Sheinbaum y ‘las feministas’?

Las feministas convocadas por Claudia Sheinbaum no fueron las que convocaron a la marcha contra las agresiones policiacas
¿Qué pasó en la mesa de diálogo entre Sheinbaum y 'las feministas'?

ACTUALIZACIÓN: La Red Nacional de Refugios (RNR) se contactó con Plumas Atómicas para aclarar que ellos rechazaron la invitación al conversatorio con la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

A pesar de que el nombre de la RNR es mencionado como una de las organizaciones de la sociedad civil asistentes, ellos no asistieron, por lo que asumen que el Gobierno de la Ciudad de México no actualizó la lista de asistencia ni confirmó la presencia de todos los asistentes e invitados.

En entrevista telefónica, nos aclararon que sí fueron invitados pero rechazaron el llamado como protesta ante las medidas que el gobierno local y federal han tomado frente a las políticas públicas hacia los refugios para víctimas de violencia de género y grupos vulnerables, además, añadieron en una carta:

“Desde la Red Nacional de Refugios rechazamos que se criminalice el uso de la voz a favor de los derechos humanos de todas las mujeres, se persiga a quienes exigen el acceso a la justicia y que se busque que las feministas nos mimeticemos con una visión patriarcal y antiderechos”.

*******

El 14 de agosto, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, convocó a una mesa de diálogo para discutir sobre la impunidad y la violencia que viven las mujeres en la capital del país. La mesa se convocó con la intención de dialogar con los grupos feministas de la CDMX respecto a la marcha del lunes, realizada contra la violencia policiaca.

Las feministas de la mesa de diálogo se enfocaron en temas que poco o nada tenían que ver con los problemas que dieron origen a la marcha, como el aborto, el diálogo, la “igualdad entre hombres y mujeres”.

Esto quiere decir que las feministas invitadas a la mesa de diálogo no sólo no son de la misma generación que las feministas de la marcha, sino que tampoco comparten las bases ideológicas de quienes se apersonaron frente a la SSC y la PGJ

Si bien el evento fue presentado como un punto de diálogo entre Claudia Sheinbaum y “las feministas”, tal como se señala en múltiples discusiones al interior del feminismo, no es posible tener un diálogo con todas, pues el feminismo y sus distintas ramas imposibilitan que se homologuen las ideas. Es entonces que llama la atención que las feministas convocadas a la mesa no sean las feministas que convocaron a la marcha.

Presentes se encontraban, de acuerdo al pase de lista al inicio del conversatorio:

  • Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México
  • Rosa Icela Rodríguez Velazquez, Secretaria de Gobierno de la Ciudad de México
  • Dra. Martha Lamas, académica de la UNAM
  • Ernestina Godoy Ramos, Procuradora de Justicia de la CDMX
  • Maestra Gabriela Rodríguez Ramírez, de la Secretaria de las Mujeres de la Ciudad de México
  • Senadora Martha Lucía Micher Camarena, Senadora de la República por Guanajuato y Presidenta para la Comisión de la Igualdad de Género
  • Senadora Citlalli Hernández Mora
  • Dra Nadine Flores Gasman Zimmerman
  • Diputada Paula Adriana Soto Maldonado
  • Nasheli Ramírez Hernández, presidenta de la comisión de Derechos Humanos de la CDMX
  • Mtra Teresa Medina Villalobos, Titular de la Fiscalía especializada en personas desaparecidas
  • Mtro Jaime Rubén Morales, Secretaría de Inclusión y Bienestar Social de la CDMX

Así como diversas organizaciones feministas, presentadas por quien fungió como maestro de ceremonias del evento por parte del gobierno capitalino:

  • Defensa jurídica y organización para mujeres Vereda Themis
  • Espacio Mujeres para una vida digna libre de violencia
  • Justicia Pro Persona
  • Red Nacional de Refugios
  • Católicas por el Derecho a Decidir
  • Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad
  • Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América latina y el Caribe

Durante la mesa, las asistentes celebraron la “apertura de diálogo”, se aplaudió el proceso de Claudia Sheinbaum y se discutió sobre prevención, atención y disminución de la violencia. Sin embargo, también se estigmatizó la “violencia” ejercida por las mujeres en las marchas y no se trató directamente el caso que movió todo, la violación de cuatro policías.

Aquí algunas de las declaraciones más controversiales de la mesa:

La Senadora Martha Lucía Micher Camarena declaró que debemos de caminar con el gobierno, a pesar de sus “tropiezos”. Afirmó que vale la pena acompañar al gobierno aun con sus errores y su “autocrítica”.

Sostuvo que ella también ha marchado, pero no con “violencia” y pidió tener “respeto” durante las marchas:

“Yo también comparto la indignación. Yo también he marchado contra la violencia de las mujeres. Yo también he gritado, pero sin violencia. Hay que tener también medida, mesura, respeto y nunca bajar la voz pero siempre subirle al respeto“.

Y, para finalizar, Micher no sólo negó la inseguridad que sienten las mujeres ante la policía capitalina; sino que afirmó que es posible corregir las violaciones:

“Claudia, no estás sola y nosotros tampoco. Es decir, sí nos están cuidando, no nos están violando, pero donde lo han hecho lo están corrigiendo”. 

Martha Lamas, académica de la UNAM cuyo libro Acoso: ¿denuncia legítima o victimización? le ganó la desestimación por cientos de feministas más jóvenes, aprovechó para agradecer al gobierno:

“Fíjense que yo también estoy orgullosa del gobierno y de la ciudad que tenemos. Yo voté por Claudia Sheinbaum. Agradeció, también, que les hayan “abierto las puertas a las feministas” en la mesa de diálogo.

–Sin embargo, en la PGJ no les abrieron las puertas a las feministas, ellas las rompieron. Ellas entraron sin ayuda del gobierno–.

Por su parte, Julia Pérez de Defensa jurídica y organización para mujeres Vereda Themis, afirmó que las acciones tendrán que ser de hecho, no de discurso; para después contradecirse al afirmar que las mujeres tendrán que “debatir hasta el cansancio“, sin violencia.

Finalmente, Claudia Sheinbaum mencionó las acciones que ha tomado el gobierno desde la toma de protesta como: una abogada en cada MP, el uniforme neutro, el festival de voces de mujeres. No mencionó, sin embargo, las acciones que se tomaron ante los policías violadores o la filtración de datos de la menor. 

Propuso, ante la impunidad, un convenio con centros de investigaciones de estudios de género, educar con visión de género a la policía y que todas las políticas sean en contra del machismo y no de la mujer. 

Las críticas en redes sociales ante la mesa no se dejaron esperar, muchos comentarios señalaban, por ejemplo, que las mujeres convocadas no fueron partícipes directas en la marcha. Las feministas con las que debería de hablar no estuvieron presentes, sus intenciones y objetivos no fueron escuchados. Las medidas que se tomaron fueron pensadas para una generación anterior de feministas.

Se critica, entonces, que se llame “feminista” a eventos con una clara alineación pro-gubernamental, donde parece haber un monólogo de aplausos en lugar de un verdadero diálogo. De nuevo, las voces que más gritaron, fueron las más silenciadas.