¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Sanna Marin, ¿quién es la primer ministro de Finlandia?

Con apenas 34 años, ha sido elegida como la primer ministro de Finlandia, siendo así la más joven del mundo
(Imagen: Getty Images)

Finlandia tendrá a la primer ministro más joven del mundo después de que Sanna Marin, de 34 años, fuera elegida como la nueva líder del partido socialdemócrata. ¿Quién es esta política que le habla a las nuevas generaciones?

También te recomendamos: Primera ministra, feminista y soltera acaba de pedir permiso de maternidad

La ex ministra de transporte, nacida en Helsinki, será la tercera mujer líder del gobierno del país, luego de vencer por poco a su rival Antti Lindtman para hacerse cargo del cargo principal del gobierno que ahora preside Antti Rinne.

¿Quién es Sanna Marin?

Sanna Marin nació en Helsinki, la capital de Finlandia, el 16 de noviembre de 1985. Fue criada en una familia homoparental y vivió con sus dos madres. Es por eso que Marin se describe a sí misma como proveniente de una “familia del arco iris”, y en 2015 le dijo a los medios finlandeses que llego a sentirse “invisible” porque su familia “no era reconocida como una familia real. Pero no sufrí de bullying. Incluso cuando era pequeña, era muy sincera y terca. No habría tolerado.” (Vía: Business Insider)

Pasó su adolescencia trabajando en una panadería y admitió que nunca esperó meterse en política, y dijo a la publicación finlandesa: “Cuando estaba en la escuela secundaria, sentí que las personas que hacen política son bastante diferentes y provienen de entornos diferentes de los que yo tengo. En ese momento, no creía que fuera posible involucrarme.”

(Imagen: Instagram)

Su educación tuvo un profundo efecto en su política. “Para mí, la gente siempre ha sido igual. No es una cuestión de opinión. Esa es la base de todo.” (Vía: Business Insider)

Fue la primera en su familia en cursar estudios universitarios. Estudió ciencias políticas y cuenta que su madre siempre la apoyó, convenciéndola de que podía hacer lo que quisiera en su vida. Y eso fue lo que hizo Sanna.

Ascenso en la política

Cuando tenía 27 años, fue elegida como concejal municipal de Tampere. Después de cuatro años como presidenta del consejo municipal, se estableció en la  política nacional. Su carrera tuvo un ascenso meteórico: en 2015 se unió al Parlamento finlandés como diputada y, después de ser reelegida en 2019, fue elegida Ministra de Transporte y Comunicaciones.

Su popularidad también fue en ascenso y se convirtió en candidata para el liderazgo del Partido Socialdemócrata después de la caída del gobierno de Antti Rinne por un escándalo de corrupción. En su agenda están temas como la protección del clima, derechos de las mujeres, equidad y otras ideas que pertenecen al ala más radical del partido de centro izquierda. Así, se convirtió en la tercera primer ministro en la historia de Finlandia.

“Tenemos mucho trabajo por delante para reconstruir la confianza ”, dijo Marin después de su nombramiento .”Nunca pensé en mi edad o género, pienso en las razones por las que me metí en política y aquellas cosas por las cuales nos hemos ganado la confianza del electorado”. (Vía: Business Insider)

Las líderes de la política en Finlandia (Imagen: Twitter)

El nombramiento de Marin significa que los líderes de todos los partidos en el gobierno de centroizquierda son mujeres, cuatro de ellas menores de 35 años. Katri Kulmuni, de 32 años, dirige el Partido del Centro; Maria Ohisalo, de 34 años, lidera la Liga Verde; Li Anderson, de 32 años, lidera la Alianza de Izquierda y Anna-Maja Henriksson, de 55 años, lidera el Partido del Pueblo Sueco.

Una política de Instagram que habla a las nuevas generaciones

Una de las características que destaca de Sanna Marin es que es una política muy activa en Instagram. Durante su ascenso al éxito en el campo político, documentó como fue el embarazo,  compartiendo selfies y mostrando como ha sido su vida desde el nacimiento de su hija Emma Amalia.

(Imagen: Instagram)

Le gusta compartir con sus seguidores aspectos personales y privados de su vida, mostrándose como una persona más, y no una figura inalcanzable. Eso hizo que las nuevas generaciones que son consumidoras de redes sociales la sintieran como una más de ellos, por lo que no dudaron en darle su voto en las urnas.

Una mujer líder ciertamente no garantiza que un país o un partido tengan una perspectiva progresista. Tampoco implica que las mujeres votantes o políticas son necesariamente más liberales, socialdemócratas o ambientalistas que los hombres. Pero en un momento en que la vida política de tantas naciones, como Brasil, está siendo reformada por líderes que tienden a la derecha, Finlandia es un recordatorio de que existen alternativas, como Sanna Marin.