¿Por qué el triunfo de los Oscar de Francia de Roman Polanski provocó disturbios en las calles?

El director tiene varias acusaciones de abuso sexual en su contra
(Imagen: Wikicommons)

La polémica se hizo presente en los premios César, la versión de Francia de los Oscar. A pesar de las protestas, la película de Roman Polanski, An Officer and a Spy (El Oficial y El Espía), se quedó con el galardón a Mejor Director. El descontento llegó a tal grado, que se registraron disturbios en las calles de París. ¿A qué se debe esta reacción?

También te recomendamos: El Arte de abusar, Polanski no podrá regresar a EU sin ser arrestado

Roman Polanski: prófugo de la justicia

Polanski, cuya última película El Oficial y El fue nominada para 12 premios en los César, ha sido un prófugo de la justicia estadounidense desde 1978 cuando se declaró culpable de tener relaciones sexuales con una niña de 13 años. Se ha refugiado en Francia la mayor parte del tiempo desde que huyó de su sentencia, donde mantiene la doble ciudadanía: polaca y francesa. Tras las nominaciones, varios grupos feministas franceses y más de 200 miembros de la industria cinematográfica pidieron una “reforma profunda” de la academia César. Todo el directorio renunció sólo 15 días antes de los premios.

Desde que huyó de su sentencia en 1978, la carrera de Rokan Polanski continuó como si no hubiera pasado nada. Obtuvo el Oscar a Mejor Director en 2003 por El Pianista. Como era de esperarse, no fue a recibir el premio. Solo después de que el movimiento #MeToo puso al descubierto la podredumbre sistémica de los abusos sexuales en la industria del cine y el entretenimiento, la Academia revocó la membresía de Polanski y Bill Cosby en 2018.

La polémica por el César

Otra de las películas nominadas a los César fue Retrato de una mujer en llamas, de la directora Céline Sciamma y protagonizada por Adèle Haenel. Fue precisamente la actriz francesa quien se manifestó con duras declaraciones sobre la nominación de Roman Polanski y su filme.

En una entrevista con el The New York Times antes de los premios, Haenel se expresó sobre ser la primera en hablar del abuso sexual que permea en la industria cinematográfica de Francia. El año pasado, acusó al director Christophe Ruggia de haberla acosado sexualmente cuanto apenas tenía 12 años.  Ruggia lo negó pero este año fue condenado por cargos similares en detrimento de una joven de 15 años. Haenel también condenó contundentemente la decisión de los César de nominar a Roman Polanski. 

“Distinguir a Polanski es escupir en la cara de todas las víctimas. Significa que violar mujeres no es tan malo , dijo Haenel. “Cuando se estrenó ‘El oficial y el espía’, escuchamos protestas sobre la censura. No es censura, se trata de elegir a quién se quiere ver. Y viejos hombres blancos ricos, tengan la seguridad: son dueños de todos los canales de comunicación. (Vía: The New York Times)

La ministra de igualdad de Francia, Marlène Schiappa, también condenó la decisión de nominar la película de Polanski, diciendo que le parecía “imposible que se levantara una sala y aplaude la película de un hombre acusado de violación varias veces”. (Vía: Fox News)

Pero los César defendieron las nominaciones, argumentando que el cuerpo “no debería tomar posiciones morales” al otorgar premios. (Vía: Fox News)

Disturbios

Antes de la ceremonia, cientos de manifestantes se reunieron, derribando una barrera de seguridad y chocando con la policía que disparó gases lacrimógenos. Sus carteles apuntaban inequívocamente al reconocimiento de Polanski. Algunos de ellos leen: “Vergüenza en una industria que protege a los violadores.” “Víctimas, les creemos.” y “No a la impunidad”.

(Imagen: Twitter / Ruptly)

Roman Polanski, quien no asistió a la ceremonia de los César 2020 al temer por su seguridad, finalmente obtuvo el premio como Mejor Director y las reacciones no se hicieron esperar. Adèle Haenel y Céline Sciamma abandonaron la gala al grito de “Vergüenza”, mientras que Haenel quiso dejar muy claro lo que pensaba al respecto al manifestar: ¡Bravo la pedofilia!”

Si bien los premios fílmicos están sujetos a otro tipo de valoración, no es un mensaje positivo cuando se siguen vanagloriando a delincuentes sexuals confesos. ¿Será lo sucedido en la entrega 45 de los César el punto de partida para que esto cambie? Sólo el tiempo lo dirá.