El Arte de abusar, Polanski no podrá regresar a EU sin ser arrestado

Por supuesto que ellos saben, las estrategias son las mismas o muy parecidas: abusar del sueño de querer ser una gran actriz. El día de ayer un juez estadounidense rechazó la petición del director Roman Polanski, la cual consistía en poder regresar a Estados Unidos sin ser arrestado. El director lleva 40 años prófugo de la justicia estadounidense tras declararse culpable de la violación de una menor.

El juez Scott Gordon, del Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles,  dijo que las mociones actuales de Polanski se basan en los mismos argumentos presentados anteriormente y rechazados por otros jueces. Y ha dicho que: “No se han presentado justificaciones convincentes para reconsiderar su regreso …”. (Vía: Los Ángeles Times)

En 1977, el ganador de un Oscar por El pianista (2002) -que no recibió en persona, pues no asistió a la ceremonia-, fue acusado de abusar sexualmente de Samantha Gailey, entonces de 13 años, después de sedarla con metacualona, un medicamento sedante-hipnótico, y champaña, durante una sesión de fotos.

Cuando le fueron presentados los cargos, Polanski aceptó declararse culpable de los hechos como condición de que solo cumpliría 42 días de condena, para entonces ya servidos desde su arresto. Sin embargo, un día antes de que fuera leída su sentencia se dio a la fuga y abandonó los Estados Unidos al recibir la información de que el juez encargado del caso, Laurence J. Rittenband tenía tenía intenciones de dictar una sentencia de hasta 50 años de prisión. (Vía: El País)

 


Sobran dentro del arte, y quizá de forma más visible en el cine o en el teatro, los directores o actores que han aprovechado su “autoridad” para cometer delitos sexuales. Pero quizá lo más lamentable es que no sólo sean mal procesados por el aparato de justicia, sino que esto sea permitido y sus casos olvidados olvidados por un pensamiento en el que arte y los méritos estéticos pesan más que su abuso de poder, están, por ejemplo, los vergonzosos casos de Woody Allen, Alfred Hitchcock o, recientemente, el de Casey Affleck.

El abogado Harland Braun ha dicho que Polanski quiere viajar libremente, sin riesgo de extradición, y regresar a Estados Unidos para visitar la tumba de su esposa, Sharon Tate, asesinada en Los Ángeles por los seguidores de Charles Manson en 1969. (Vía: The Guardian)