Con un comunicado, Canal Once avisa que Ricardo Alemán regresa a la tele pública

A través de un comunicado, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y el Canal Once anunciaron que Ricardo Alemán regresará al aire a través de su programa, “Despertador Político”, suspendido el pasado 5 de mayo luego de que Alemán publicara mensajes de odio en Twitter.

Canal Once reinstala a Ricardo Alemán en su programación: que no violó su contrato

La defensa del IPN y Canal Once es que, después de una revisión, Alemán no “violó su contrato” con la televisora y, pues ya: como no faltó tres días seguidos sin justificante o no le mentó la madre a su jefe, pues bienvenido de vuelta.

Como te lo explicamos el mismo día que ocurrió, el tuit y la defensa de Alemán fueron ejemplos de libro de discurso de odio: eran invitaciones abiertas a ejercer violencia contra una persona (en este caso, un candidato presidencial). Sin forma de defenderlo y, hay que decirlo, sin que nadie metiera las manos al fuego por él, varios medios terminaron su relación laboral con el que insiste en llamarse periodista.

El argumento legal de Canal Once es que Alemán no violó el derecho de las audiencias en el espacio de su programa, por lo que separan las publicaciones a modo personal en sus redes sociales de su trabajo dentro de Canal Once.

Alemán ya renunció por decisión personal a su espacio en Milenio y Televisa no ha dado señales de ‘echarse para atrás’ en su decisión del 5 de mayo… Él insiste que la reacción a su tuit fue un ‘linchamiento mediático’, a pesar de que, para muchos, no era más que buscar que se responsabilizara por sus dichos.

Tras la decisión del Canal Once y el IPN no tanto de reinstalarlo en un espacio pagado por todos los mexicanos, sino de separar tajantemente su responsabilidad como figura pública y como comunicador vinculado al Once: ¿hasta qué punto es ‘privada’ o ‘personal’ lo que una figura pública como Alemán hace en redes?, ¿hasta dónde los espacios en los que habita su imagen se responsabilizarán del impacto de esas mismas acciones?

Por lo pronto, el Once ya juzgó el hecho: por más discurso de odio, si no lo hace dentro de su programa no hay problema.

Por: Redacción PA.