¿Qué necesita Trump para impugnar la elección presidencial?

Aquí te explicamos cómo es el proceso para impugnar la elección presidencial en Estados Unidos
(Imagen: Flickr)

Hace unas horas, Joe Biden fue declarado el ganador de la elección presidencial en Estados Unidos. Las leyes norteamericanas establecen que el presidente electo tomará posesión del cargo en enero de 2021.

En su primer discurso dirigido al pueblo estadounidense, el presidente electo utilizó un tono conciliador y unificador. Sin embargo, la transición de gobierno podría no llevarse en los mejores términos. Lo anterior, debido a los señalamientos que el todavía presidente Donald Trump ha hecho sobre supuestas irregularidades en el conteo de votos.

En los días posteriores a las elecciones celebradas el 3 de noviembre, Trump ha afirmado, sin sustento alguno, en varias ocasiones ser víctima de lo que él llama un fraude electoral.

Estas declaraciones provocaron que diversas televisoras estadounidenses cortaran la transmisión de su mensaje emitido la noche del pasado jueves porque fomentaba la desinformación.

Incluso, Twitter colocó etiquetas de advertencia a buena parte de sus últimos tuis por considerar que violaban la política de integridad cívica diseñada para monitorear la interferencia y manipulación en las elecciones.

Donald Trump ha llevado su postura al punto de manifestar su intención de impugnar la elección presidencial. De hecho, ha comenzado a interponer demandas para llevarlas hasta la Suprema Corte de Justicia.

(Imagen: Esteban González de León/Plumas Atómicas)

Proceso de impugnación de la elección

Ante este escenario, vale la pena revisar cuál sería el proceso a seguir en caso de que Trump decida impugnar la elección presidencial.

En 1887, se promulgó la Ley sobre el Escrutinio Electoral (Electoral Count Act). En ella se establece el procedimiento a seguir para el conteo y validación de las votaciones realizadas en EE.UU.

De acuerdo con esta ley, cualquiera de los dos candidatos a la presidencia tiene el derecho de interponer denuncias y solicitar el recuento de los votos en la mayoría de los estados.

Por su parte, los jueces estatales podrían apoyar la impugnación y ordenar el recuento de los votos. En caso de encontrar irregularidades, las demandas trascenderían hasta la Suprema Corte de Justicia. Una vez que hayan llegado a esta instancia, el candidato demandante deberá justificar los motivos para anular la elección y presentar las pruebas correspondientes para tal efecto. Luego de esto, el máximo tribunal estadounidense decidirá si las elecciones se anulan o no.

En este sentido, cabe mencionar que, tras la llegada de Amy Barrett a la Suprema Corte, Trump tendría una ligera ventaja. Lo anterior porque el máximo tribunal está conformado en su mayoría por jueces conservadores, quienes podrían votar a favor del presidente.

(Imagen: Flickr)

Al Gore vs Bush: la última impugnación en la historia de EE.UU.

La impugnación más reciente en la historia de los Estados Unidos fue durante la elección de 2000, entre George W. Bush y Al Gore.

Si bien, el mismo día de la elección presidencial Al Gore aceptó la derrota e, incluso, felicitó a Bush por su victoria, horas más tarde se retractó e impugnó el resultado de Florida.

El demócrata, pidió el recuento de los votos en ese estado, solicitud que fue aceptada. El caso llegó hasta la Suprema Corte, quien puso fin al conflicto y dio como ganador al republicano George Bush.

Publicidad