¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Propuestas gubernamentales para combatir el feminicidio

En un país en que el feminicidio arrasa con la vida de mujeres y niñas ¿qué significan propuestas como éstas?
Medidas gubernamentales para prevenir el feminicidio

El feminicidio se ha convertido en una crisis nacional en México debido a las numerosas muertes de mujeres, niñas y mujeres adultas mayor en el país. El gobierno ha planteado diversas propuestas pata combatir este problema, pero muchas han sido desafortunadas.

El término feminicidio es una traducción del inglés feminicide, esta palabra puede ubicarse en 1970 bajo la propuesta de Diana Russell, feminista y escritora, quien describió el término de la siguiente forma:

Es el asesinato de de mujeres, a manos de hombres debido a que son mujeres“. (Vía: Feminicidio.Net)

Años más tarde, Marcela Lagarde, antropologa e investigadora,introdujo el término e incluyó algunas especificaciones para describir la violencia que acontecía en Ciudad Juárez. Aunque esto supuso un gran avance en materia de derechos de las mujeres, no todo el mundo ve la visibilización de la violencia de género como algo positivo.

Un ejemplo podrían ser las declaraciones de Ulises Murguía, un diputado de MORENA, específicamente del distrito 19 del Estado de México, dijo que el término generaba terror social. Inclusive puntualizó que en México morían más hombres que mujeres:

“Pero en lo personal, ese término de feminicidio causa pavor y causa pánico entre las mujeres, digo, es ilógico que cuando sean mujeres se les ponga feminicidio y cuando sea un hombre se le pueda poner varonicidio u hombricidioo algo así, simple y sencillamente son homicidios que están pasando día con día en nuestra entidad mexiquense“, afirmó durante su participación en la conferencia en la que se abordó el asesinato de Rodrigo Segura, Segundo Regidor del Ayuntamiento de Atizapan Zragoza, Estado de México”. (Vía: MVS Noticias)

Esta declaración pasó por alto las 18 declaraciones de Alerta de Género que se han emitido en a menos 17 estados del país.

Recientemente María Eugenia Campos, la alcaldesa de Chihuahua, dijo que para prevenir y erradicar los feminicidios de su entidad promovería cursos de cocina y quehaceres domésticos para “reforzar la identidad femenina”.

En ningún momento aclaró a que se refería con: “identidad femenina”, sin embargo, explicó que lo que pretendía era fomentar la independencia económica en las mujeres. Según la opinión de la alcadesa, de esa manera las mujeres reforzarían su seguridad:

“Las mujeres aprendan artes y oficios…  a través de esos talleres les enseñamos a las mujeres también cómo tengan su independencia económica”. (Vía: Vanguardia)

¿Cómo se percibe el feminicidio?

Los feminicidios son el producto de una sociedad en la que la violencia contra las mujeres está normalizada a nivel cultural.

De diferentes formas se justifican las agresiones, algunos alegan que se deben al comportamiento de las asesinadas, otros dicen que tanto hombres y mujeres mueren y algunos más creen que la violencia feminicida no existe.

La violencia feminicida como una situación progresiva, que puede terminar con la muerte violenta de mujeres; y se aborda como un continuum de violencias que ellas enfrentan para mantenerse en el orden social. (El Feminicidio es sólo la punta del iceberg)

Es decir, una mujer puede enfrentarse a distintos tipos de violencia en diferentes contextos de su vida sin que sus agresores o ella lo perciban como tal. Se trata de actitudes o valores morales que refuerzan la idea de la supuesta inferioridad de las mujeres.

“En este sentido, los tipos de violencia representan mecanismos para conservar y reproducir la situación de subordinación de las mujeres ante el ejercicio de poder masculino en diferentes ámbitos.” (El Feminicidio es sólo la punta del iceberg)

Cada caso de violencia de género puede presentar diferentes niveles de agresión, ya sea económica, física, emocional y sexual o inclusive todas.

Por ende es tan importante estudiar los casos a profundidad, para delimitar tipificaciones del delito dentro de la ley y, con ello, castigarlo.

Margarita Bejarano puntualiza que:

“Existe todavía una amplia brecha entre las formulaciones conceptuales de las académicas y la posibilidad viable de hacerlas operables en criterios estandarizados, y así avanzar en la investigación empírica de la violencia feminicida, así como en la tipificación con elementos definidos y acreditables de los delitos que conlleva y en la impartición de justicia.”

Entre más precisa sea la definición de cada uno de los delitos relacionados con violencia de género, menos se verán inmiscuidos los criterios morales o apreciaciones subjetivas de aquellos que imparten justicia.