¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Las causas de la obesidad en México

Imagen: Especial

Uno de los problemas de salud más serios que enfrenta nuestro país es la obesidad y toda la serie de enfermedades crónicas asociadas a ella, principalmente la diabetes, la cual ha aumentado significativamente en las últimas décadas. La obesidad en nuestro país puede considerarse una epidemia que para colmo irá en aumento si las tendencias continúan como hasta ahora.

Las causas de esta epidemia, por supuesto, involucran distintos factores que van desde una posible predisposición genética hasta cuestiones sociales y económicas tanto macro, como micro. Este problema involucra aspectos como la cultura, la globalización, las dinámicas laborales, los niveles de ingreso, los hábitos alimenticios, las formas de producción y procesamiento de alimentos, los precios de los distintos alimentos y el acceso a los alimentos.

Todas estas variables se encuentran involucradas de manera compleja en el problema particular de la obesidad, enfermedad que afecta a 1 de cada 8 personas en el mundo, según la FAO.

Imagen: Especial

Para darnos una idea de la magnitud del problema en nuestro país, según cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), las personas mayores de 18 años con obesidad en México pasaron de 20.5 millones en 2012 a 24.3 millones en 2016. Mientras que en obesidad infantil, según información de UNICEF, hay 4.1 millones de niños padecen esta enfermedad.

En ese sentido, nuestro país ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo lugar en obesidad en adultos, solo detrás de Estados Unidos. Estamos hablando que la región más próspera del mundo, Norteamérica, es también la más obesa del mundo.

Esta epidemia ha generado que las dos principales causas de la mortalidad en nuestro país sean enfermedades derivadas a la obesidad, según datos del INEGI, las enfermedades cardiacas ocuparon el primer lugar en causas de mortalidad en 2017, con un total de 141 mil 619 defunciones (20.1% del total), seguidas por la diabetes con 106 mil 525 decesos (15.2% del total).

Imagen: Especial

Una pista parcial sobre cómo evoluciona la obesidad en los mexicanos esta en un estudio de investigadores del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), que analizaron los genes asociados a la obesidad en los mexicanos con el fin de observar si hay alguna relación entre los genes y la alta incidencia de obesidad. Los resultados de la investigación apuntan a que los mexicanos, por el mestizaje, pueden poseer por una parte el gen FTO, de prevalencia europea y principal detonador de obesidad, así como ABCA1, predominante en la población americana y que detona un alto colesterol bajo una dieta de carbohidratos.

Al respecto, Sandra Romero Hidalgo, investigadora del Instituto Nacional de Medicina Genómica señaló a CONACyT que:

FTO es el gen más importante que se ha reportado para obesidad. Al tener nosotros (México) una de las tasas epidemiológicas más altas de sobrepeso y obesidad, no se ve muy pronunciado, y eso nos genera duda. Asumimos que FTO viene con el componente europeo porque es muy frecuente en esa población (50 por ciento), y muy poco frecuente (seis por ciento) en población nativa americana”.

No obstante, los investigadores señalaron que los resultados de la investigación fueron:

El efecto de FTO se ve si se compara con personas de peso normal y aquellas con obesidad mórbida. Cuando se seleccionan individuos con características extremas de obesidad sí se observa un efecto de FTO en población mexicana, pero con el índice de masa corporal, medida que nos ayuda a medir el contenido de grasa en el cuerpo, no tiene un efecto tan importante”.

Lo que esta investigación muestra es que no es suficiente la condición genética para explicar la epidemia de obesidad en nuestro país, debido a que no hay una prominencia importante de los genes que desatan esta enfermedad.

En ese sentido, se podría afirmar que este problema de salud está asociado a cuestiones de orden social y económico, tal como lo muestra la investigación, “Obesidad en México: recomendaciones para una política de Estado”,  publicada por la UNAM, la cual analiza distintos factores económicos y sociales que producen y reproducen la epidemia de obesidad en nuestro país.

La responsabilidad recae entre distintas variables económicas, como el acceso alimentario que tiene cada sector de la población, ya que normalmente los productos con alto contenido calórico o azucarado son mucho más baratos que los que son más saludables, así que niveles más bajos de ingresos son más propensos a consumir alimentos que pueden detonar obesidad.

Imagen: Especial

Igualmente, las dinámicas laborales han afectado el consumo de alimentos en la medida en que estas afectan el tiempo y las formas de consumo, ya que se privilegia la rapidez y el precio sobre lo saludable, enmarcado en un entorno laboral mucho más sedentario.

Esto, en términos sociales, no es otra cosa que la transformación de los hábitos de consumo alimenticio, la cual ha sido detonada no solo por el acceso y las dinámicas productivas, sino también por la globalización el avance tecnológico. La globalización en la medida en que hay mayor oferta de alimentos provenientes de todas partes del mundo, lo cual por supuesto cambia la dieta más o menos tradicional y, en relación al avance tecnológico, ya que se facilita el procesamiento de alimentos cada vez a más bajo costo que los alimentos frescos de mayor valor nutrimental, tal como señala la FAO en su informe “El estado y la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo.”

Así que si tu propósito de Año Nuevo es meterte al gimnasio y ponerte a dieta, muy bien, solo que ese propósito se vuelva un hábito, no solo para ti, sino para tu familia y amigos, ya que no solo se trata de estética, se trata de combatir una epidemia; y no es solo una preocupación individual, es un problema social.