Otros tesoros mexicanos que están en el extranjero

No sólo se trata del penacho de Moctezuma; también hay códices, máscaras y otras piezas arqueológicas
(Imagen: Wikicommons)

Gran revuelo ha causado la sugerencia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de regresar penacho de Moctezuma a México. Y si bien esta es uno de los tesoros más icónico de nuestro país, no es el único que se encuentra en el extranjero. Hay miles de tesoros mexicanos que están en otros países. Les mencionamos algunos de los más importantes.

¿Cómo salieron de México?

Algunos fueron obsequios y tributos durante la conquista. Otros fueron víctima del expolio arqueológico y la rapiña de muchos coleccionistas privados, que provocaron que estos tesoros terminaran en museos de media Europa y Estados Unidos.

Se estima que hay más de nueve mil piezas arqueológicas y tesoros mexicanos en el extranjero. Si bien algunas piezas han sido devueltas, como es el caso del Códice De la Cruz-Badiano, devuelto a México en 1990 por Juan Pablo II, la gran mayoría de estos objetos siguen siendo exhibidos o resguardados en el extranjero.

Y es que, como sería el caso del penacho de Moctezuma, es muy difícil que puedan volver a México por su antigüedad, ya que un traslado pondría en riesgo la integridad de estos tesoros.

Estos son algunos ejemplos de los tesoros mexicanos más emblemáticos que están en el extranjero.

Códices

Miguel Gleason, un investigador mexicano que se ha dedicado a fotografiar tesoros mexicanos en el extranjero, estima que hay por lo menos 400 códices prehispánicos en la Biblioteca Nacional de Francia. También cree que hay un número parecido en instituciones especializadas en Inglaterra.

Por ejemplo, el Códice Borbónico, que es uno de los manuscritos pictográficos más importantes de los aztecas, se encuentra en París. En Italia, está el Códice Borgia, escrito antes de la Conquista, está resguardado en la Biblioteca Apostólica del Vaticano. El Códice de Dresde y el Códice de Vindobonensis se exhiben el Alemania y el Códice Laud que se pude ver en la Biblioteca Bodleiana de Inglaterra.

Penacho de Cuauhtémoc

(Imagen: Twitter / Miguel Gleason)

El penacho de Moctezuma no es el único que está en el extranjero. En el Museo de Quai Branly en París  se exhibe el penacho de Cuauhtémoc. Si bien no se sabe con certeza si esta pieza perteneció al último tlatoani azteca, su relevancia radica en que se trata de un tesoro mexicano de arte plumario cuya procedencia es prehispánica. Hasta el momento se conocen siete de estas piezas. Esta sería la octava.

Serpiente de dos cabezas

(Imagen: Flickr)

Este pectoral data entre los años 1400 y 1521 d.C., es decir, es arte prehispánico y se desconoce como fue que este tesoro mexicano terminó en el extranjero.

Se cree que formaba parte de los objetos que se le entregaron a Hernán Cortés para intentar disuadirlo de continuar avanzando hacia Tenochtitlán en 1519. Se estima que pudo llegar a Europa en 152o.

En 1894 fue adquirido por Christy para el Museo Británico de Londres.

Máscara de Tezcatlipoca

(Imagen: Wikicommons)

Esta máscara representa a Tezcatlipoca, dios del cielo y de la tierra, fuente de vida, tutela y amparo del hombre en la cultura azteca. Elaborada en el siglo XV, está hecha sobre un cráneo humano con una cubierta de piel de venado e incrustaciones de turquesa. Los ojos son de hierro pulido y concha blanca.

Actualmente se encuentra bajo el resguardo del Museo Británico en Londres, Inglaterra.

Mural Huichol

(Imagen: Wikicommons)

Esta pieza de 1997, fue regalada a Francia durante el gobierno de Ernesto Zedillo. A su creador, Santos Motoapohua de la Torre, no se le dio ninguna remuneración por su obra que se exhibe en el Museo Louvre de París.

El mural mide 2.40 x 3 metros y está hecho de chaquira. Su autor nunca ha recibido el reconocimiento por su trabajo.

Nican Mopohua

El relato en náhuatl de la serie de apariciones de la virgen de Guadalupe a Juan Diego. Una copia antigua de este documento, que en español se traduce como “Aquí se narra”, se encuentra en la Biblioteca Pública de Nueva York, Estados Unidos.

Máscara de Quetzalcóatl

(Imagen: Wikicommons)

Resguardada por el Museo Británico, esta máscara fue elaborada entre los siglos XV y XV. Elaborada con un mosaico de turquesas de dos colores y sobre una base de madera de cedro. Los dientes están hechos de conchas y resina de pino.

Se cree que esta máscara formó parte de los regalo que Moctezuma le hizo a Hernán Cortés.

Cráneo de Moctezuma

Augustin Ghiesbrecht, un médico y explorador que llegó a México alrededor de 1883 y residió en San Cristóbal de las Casas enChiapas.

Se dice que él fue quien compró el supuesto cráneo (parcial) de Moctezuma. Como bien saben, se dice que el tlatoani murió apedreado, tras recibir un golpe en la frente.

Ghiesbrecht usó este conocimiento y aseguró que pertenecía a antepenúltimo tlatoani aztecas al momento de donarlo al Departamento de Antropología del Museo del Hombre de París.