¿Michael Kors plagió la sudadera de ‘jerga’ del uniforme de Filosofía y Letras?

En plena Semana de la Moda en Nueva York, la firma estadounidense de moda y artículos de lujo Michael Kors presentó su colección Primavera-Verano 2019. Un artículo en especial llamó la atención de nuestro lado de la frontera: una copia idéntica de la ya famosísima “sudadera de jerga”, esa que parece uniforme de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y que puedes comprar en cualquier tianguis de la ciudad.

El parecido fue explotado por un usuario de redes que subió una foto usando una sudadera con el mismo patrón y los mismos colores. Obviamente, las denuncias de “plagio” ya están en todos lados: ¿cómo se atreve Michael Kors a copiar algo tan propio de México?

Queda claro que la originalidad no es el problema aquí sino que la marca se esté “apropiando” de algo que no le pertenece, pero a diferencia de los evidentes plagios de los bordados de Tenango por parte de Mango, Zara, Nestlé y hasta Yuya, aquí la propiedad o identidad de la “sudadera de jerga” es… por decir lo menos, borrosa.

Artesanos de Tenango ya tienen forma de defenderse del plagio: la marca colectiva

En Estados Unidos, estas sudaderas comenzaron a usarse a mediados de los 60, por la entonces naciente comunidad surfista. Los jóvenes que bajaban a México, específicamente entonces a Los Cabos, a surfear, regresaron a California usando esas prendas; debido a que la cultura ‘surf’ siempre se ha relacionado con los hippies y el uso de la marihuana, estas sudaderas han recibido varios nombres: “drug rugs“, “Baja Jacket“, “Baja Hoodie”, “Mexican Threads Hoodie”…

Esta prenda forma parte de un estereotipo que, de hecho, se parece mucho al que existe en México: son usadas mayoritariamente por jóvenes que consumen drogas y que, al menos como se expresan, dicen ser social y políticamente comprometidos. Como muchos otros elementos básicos de un “personaje”, estas sudaderas han servido para “identificar” a jóvenes que consumen drogas en películas y series.

Su historia en México es aún más confusa que la estadounidense, tanto como el material del que están hechas. El diseño base de estas sudaderas es… bueno, una sudadera tradicional: no es un poncho o un sarape, mucho menos un deshilado de Aguascalientes. Podría pensarse que fue una adaptación local de un diseño estadounidense.

Sin un origen claro, pero una historia que, hasta cierto punto, hermana su uso en México y Estados Unidos, el problema no es tanto el plagio de Michael Kors, sino algo mucho más… complejo: la “apropiación cultural”.

Para muchos, la “apropiación cultural” no existe, o es meramente un homenaje. En este caso específico, podría considerarse así, ya que una prenda que identifica una cultura completa fue sacada de contexto y llevada a los grandes escenarios del diseño como parte de un “trabajo original”.

Lo que no le queda duda a nadie es que Michael Kors no es del todo original y que, si tienes una “sudadera de jerga” en tu closet, acaba de hacerse más cara, ¡cuídala!

Por: Redacción PA.