Mayas denuncian siembra de soya y maíz transgénicos en Holpechén, Campeche

Los denunciantes exigen que las autoridades apliquen las sanciones correspondientes a quienes operan al margen de la ley
(Imagen: Ilse Huesca/Cuartoscuro)

Comunidades mayas y organizaciones civiles interpusieron diversas denuncias ante las autoridades federales por la siembra clandestina de soya y maíz transgénicos, en el municipio de Hopelchén, Campeche, considerado “epicentro de la ilegalidad”.

Dichas denuncias, fueron presentadas este miércoles 2 de diciembre en las oficinas centrales de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Las comunidades mayas de Hopelchén y las organizaciones civiles Greenpeace México, Centro Mexicano del Derecho Ambiental A.C. (CEMDA) e Indignación, exigen una inspección y vigilancia en el área aledaña al ejido Kombén, Hopelchén. En este lugar, presumiblemente hay presencia de cultivos de soya y maíz transgénicos.

Los denunciantes recordaron que desde noviembre de 2015, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) suspendió el permiso 007/2012. Dicho permiso fue otorgado por el gobierno federal a la empresa Monsanto, hoy Bayer, para la siembra comercial de soya transgénica hasta que se concretara la consulta indígena.

Por quinto año consecutivo, Hopelchén es el “epicentro de la ilegalidad” en el cultivo de soya y maíz transgénico

De acuerdo con Proceso, el Senasica revocó este permiso el 15 de septiembre de 2017. Por otro lado, la Sala Especializada en Material Ambiental y de Regulación del Tribunal Federal de Justicia Administrativa confirmó la revocación el 18 de agosto.

Pese a esto, los denunciantes presumen que durante el ciclo agrícola 2020, “de nueva cuenta productores incurrieron en desacato judicial” sembrando semillas transgénicas. Esto significa que por “quinto año consecutivo, el municipio de Hopelchén, Campeche es el epicentro de la ilegalidad”.

Para los denunciantes, esta situación es especialmente grave por “la posible presencia de maíz transgénico en la región. Dado que a la fecha no existen permisos para su siembra, además, desde 2013 opera una medida cautelar que prohíbe su siembra”.

Cabe mencionar, que esta medida cautelar es producto de la acción colectiva presentada por 53 organizaciones, colectivos y ciudadanos. Esto con el fin de salvaguardar los maíces nativos de México.

“Una de las razones más importantes para otorgar esa medida es el riesgo de contaminación de los maíces nativos por las semillas transgénicas. De ahí la gravedad de la presencia de esa semilla en el municipio maya de Hopelchén”, insistieron.

Quienes siembran soya y maíz transgénicos operan al margen de la ley, acusan denunciantes

Los denunciantes explicaron que en 2016, el Senasica, dependiente la entonces Sagarpa, “aceptó que se sembró soya transgénica en 16 predios del municipio de Hopelchén, Campeche, a pesar de las restricciones legales”.

También reclamaron que sean las organizaciones civiles y comunidades las que realicen trabajos de inspección que corresponden a las autoridades y que deberían “reconocer que hay un grave problema de descontrol y tráfico de semillas transgénicas en la región”.

Asimismo, insistieron en que “Campeche es ejemplo de prácticas de siembra inseguras en materia de bioseguridad donde se opera al margen de la ley”.

Urgen a autoridades para aplicar las sanciones necesarias

Los inconformes urgieron a las autoridades para que actúen sin demora en la aplicación de las sanciones a quienes incurren en la violación de la legislación nacional y en detrimento de la bioseguridad del país.

También exigieron que “se proceda tanto al aseguramiento del material, como a la identificación de los puntos de distribución y/o las rutas de ingreso de las semillas genéticamente modificada”.

Asimismo, que las autoridades investiguen lo concerniente a la movilización, almacenamiento, distribución y venta de la semilla utilizada para la siembra de maíz y soya transgénica en Campeche.

De igual forma, exigieron que las autoridades establezcan las medidas de bioseguridad adecuadas. Esto con el fin de salvaguardar el medio ambiente y el territorio de las comunidades mayas de la región.

Señalaron que las multas por la siembra de transgénicos en Campeche pueden alcanzar hasta los 2 millones 600 mil pesos. Lo anterior, por violar la regulación en materia de bioseguridad en México. En caso de reincidencia, la cantidad podría duplicarse, de acuerdo con el artículo 120 de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados.

Gracias a esta lucha colectiva contra los transgénicos, el 30 de noviembre la apicultora Leydy Pech Martín, representante de las comunidades mayas de Hopelchén, fue galardonada con el Premio Ambiental Goldman 2020. Este premio es equiparable al Premio Nobel en su ramo.

Con información de Proceso
Publicidad