These Nudes Do Not Exist: cuando la inteligencia artificial se usa para la perversión

Este startup vende fotos de mujeres desnudas que no existen
(Imagen: These Nudes Do Not Exist)

Vivimos en una era en la que hay muchas cosas que no sabemos si son reales o no. Los avances tecnológicos, como el uso de redes neuronales y la inteligecia artificial tiene un potencial positivo… pero también negativo. Cómo es el caso de este statrup, llamado These Nudes Do Not Exist. Una app que genera fotos de mujeres desnudas que no existen.

También te recomendamos:  En Nuevo León se castigará con ocho años de prisión la difusión de “packs”

La fórmula detrás de These Nudes Do Not Exist es simple: toma fotos de dominio público y luego genera, mediante un algoritmo, imágenes de mujeres desnudas que no existen en la vida real.

El sitio ofrece desnudos falsos de mujeres generadas por inteligencia articicial por un dólar. Todo es tan fácil como presionar un botón para crear a su mujer a partir de una mezcla de imágenes alimentadas al algoritmo antes de dirigirse a la compra en línea como si estuviérams comprando cualquier otro producto en línea.

Esto se debe a las redes generativas antagónicas (GAN por sus siglas en inglés). Es un sistema de redes neuronales que buscan datos para generar las fotografías con base en los datos que hay en internet. Usando estas redes genera la imagen y comparte el que considera es el mejor.

(Imagen: These Nudes Do Not Exist)

Las únicas opciones de modelos falsos son las mujeres blancas convencionalmente consideras atractivas de constitución delgada a promedio y se presentan como si fueran parte de un catálogo de una tienda en línea para que los interesados elijan.

Sin embargo, el proceso de adquisición detrás de las fotos utilizadas por el algoritmo es un poco más oscuro. These Nudes Do Not Exist verifica estas fotos haciendo una búsqueda inversa en línea. Teniendo en cuenta la frecuencia con la que se filtran los desnudos de mujeres, una búsqueda inversa de una imagen para determinar su origen no resuelve el dilema ético de la startup que potencialmente utiliza las semejanzas de personas que no han dado su consentimiento.

La tecnología que está utilizando la start-up no es revolucionaria para el espacio tecnológico y la inteligencia artificial, pero esta es probablemente la primera instancia clara de que el cuerpo humano es comercializado por él de manera sexual, incluso si ninguna de las mujeres desnudas que aparecen sean reales o no.

No cabe duda que estamos ante algo altamente controversial, ya que es una nueva manera de cosificar a la mujer, aún cuando no existan. Además, esto abre la puerta a usos todavía más polémicos.

Con información de Vice