Inés Ramírez, la mujer oaxaqueña que se practicó una cesárea con un cuchillo

Su choza estaba alejada de un hospital, la partera más cercana se encontraba a 80 kilómetros y su esposo la dejó sola para ir a una cantina
Inés es de origen zapoteco, vive en Oaxaca | Foto: Cuartoscuro

La historia del parto de Inés Ramírez, la mujer mexicana que se practicó una cesárea a sí misma con ayuda de un cuchillo de cocina es de las que más ha causado conmoción (y una profunda admiración) en redes sociales. 

Fue gracias al doctor Alejandro Macías que se viralizó la historia de Inés Ramírez. Mujer zapoteca que, al encontrarse alejada de hospitales, parteras y sin ayuda de nadie, salvó la vida de su bebé al hacerse una cesárea ella misma

El caso de Inés salió a relucir luego de que se informara que un médico logró realizarse una operación a sí mismo. Por lo que el doctor mexicano compartió en tweet sobre la historia de la mujer zapoteca. 

Con la cesárea salvó la vida de su hijo y la suya propia| Foto: Cuartoscuro

¿Qué hizo Inés Ramírez?

Inés Ramírez es una mujer zapoteca que radica en el estado de Oaxaca. Su caso llamó la atención de la comunidad médica a nivel internacional por lograr realizarse una cesárea sin tener ningún conocimiento de medicina

Lo anterior ocurrió la madrugada del 5 de marzo del 2000, cuando Inés entró en un doloroso labor de parto al que se enfrentó totalmente sola. Luego de no tener avances en el recibimiento de su segundo hijo, la mujer decidió tomarse una botella de alcohol de su botiquín y abrirse el estómago para salvar la vida de su bebé. 

Por lo que, tomó un cuchillo de cocina y se realizó una abertura diagonal hasta la altura del ombligo que le permitió llegar al útero y sacar a su hijo, aproximadamente, una hora después de haber iniciado el procedimiento. 

Asombro de la comunidad médica

En el relato, difundido por la comunidad médica, se narra que Inés se desmayó luego del procedimiento pero que, momentos después recobró la consciencia para pedirle a su hijo de 6 años que buscara ayuda.

Llegó a su hogar el doctor Valle, responsable del hospital Dr. Manuel Velasco Suárez perteneciente a la comunidad del Río Talea. El especialista, asombrado, suturó la herida de Inés y la trasladó a la clínica para que fuera atendida junto con su hijo.

Su caso sorprendió a la comunidad médica internacional | Foto: Pexels

El diagnóstico fue favorable para ambos, ya que se encontraban en excelentes condiciones. Sin embargo, los médicos mencionaron lo peligroso que fue este procedimiento y la suerte que tuvo Inés de no tocar sus propios órganos vitales.  

Ya no podía pararme el dolor, si mi bebé moría, entonces decidiría que yo tendría que morir también. Pero si él crecía, yo lo vería crecer, pensé que Dios salvaría ambas vidas’, fueron las palabras de la mujer. 

Inés Ramírez no contaba con conocimientos médicos ni asesoría de algún tipo al momento de realizarse a sí misma la cesárea que salvaría la vida de su hijo y la suya propia. Ya que, su embarazo estaba en riesgo tras 12 horas de labor de parto. 

***

No te pierdas el mejor contenido de Plumas Atómicas en su canal de YouTube

ANUNCIO