Iglesia Maradoniana: El fanatismo llevado al extremo

Diego Armando Maradona era considerado como un dios por un sector de fanáticos
(Imagen: Iglesia Maradoniana)

El mundo del deporte se sacudió con la noticia de la muerte de Diego Armando Maradona. El futbolista argentino generó tal grado de idolatría que uno seguidores llevaron el fanatismo al extremo, al fundar la iglesia Maradoniana. Un lugar donde sus “fieles” lo tenían como un dios.

Fundación  de la iglesia Maradoniana

Ubicada en el barrio de La Tablada de Rosario en Argentina, La iglesia Maradoniana surgió cuando dos amigos, Hernán Amez y Alejandro Verón, decidieron que el 30 de octubre celebrarían el nacimiento de Maradona como si fuera una deidad.

¿El motivo? Conmemorar al también llamado “El Pelusa” por haberles dado la mayor alegría de su vidas: el campeonato del Mundo de 1986, en México. En el camino al título, Argentina derrotó a Inglaterra, partido cuyo contexto estaba marcado por la guerra en las Islas Malvinas.

Así, el 30 de octubre de 2001, 120 fanáticos de Maradona se reunieron para crear un culto en el que festejarían al futbolistas tanto el 30 de octubre como el 22 de junio, el día del gol del siglo y la famosa mano de Dios a los ingleses.

Con el paso de los años, la iglesia Maradoniana fue creciendo, volviéndose algo internacional, llegado a Italia, España Perú, Brasil, México entre otros.

Se estima que cuenta con más de 100 mil seguidores en todo el mundo.

Sus diez mandamientos

La iglesia Maradoniana estableció sus propios diez mandamientos:

  • La pelota no se mancha como dijo D10S en su homenaje.
  • Amar al fútbol sobre todas las cosas.
  • Declarar tu amor incondicional por Diego y el buen fútbol.
  • Defender la camiseta Argentina, respetando a la gente.
  • Difundir los milagros de Diego en todo el universo.
  • Honrar los templos donde predicó y sus mantos sagrados.
  • No proclamar a Diego en nombre de un único club.
  • Predicar los principios de la iglesia Maradoniana.
  • Llevar Diego como segundo nombre y ponérselo a tu hijo.
  • No ser cabeza de termo y que no se te escape la tortuga (no vivir alejado de la realidad y no ser un inútil).

Como si esto fuera, poco, también tienen oraciones y su propia versión del Padre Nuestro. El crecimiento de esta iglesia ha sido tal, que se han llegado a realizar misas, bodas, bautizos y otro tipo de ceremonias “religiosas”, con miembros de esta comunidad fungiendo como los sacerdotes.

El fanatismo llevado al extremo

No cabe duda que Diego Armando Maradona marcó a toda una generación de aficionados al fútbol. El grado de fanatismo que ha despertado su figura, por sus logros en la cancha, es algo que no tiene parangón. Ni Leo Messi, ni Cristiano Ronaldo, ni Pelé, ni ningún otro futbolista ha sido objeto de una devoción semejante.

“Maradona superó las barreras de las canchas y los estadios. Se instalo en la vida de muchos de nosotros como una cultura, como algo normal.”

Es difícil saber si se toman muy en serio a sí mismos, per lo que es claro, es que esta iglesia Maradoniana es un movimiento que ha crecido más de lo que imaginaron sus fundadores.

Lo que queda claro es que el fútbol sigue despertando las pasiones más intensas y que, para algunos, importa tanto como la vida misma. Como  dicen la iglesia Maradoniana en su página:

“Nuestra religión es el fútbol y como toda religión ha de tener un Dios.”

Y para sus fieles, Maradona es y será su dios.

Con información de Iglesia Maradoniana
ANUNCIO