Maradona y Fidel Castro, una historia de política y futbol

El encuentro de Maradona y Castro se dio en Plaza Revolución.
Imagen: (Twitter)

Diego Armando Maradona lució en el futbol por la habilidad con su pierna izquierda, pero la izquierda también lo representó en sus ideales políticos. Desde muy joven, El Pelusa conoció la historia de la Revolución Cubana y comenzó a alucinar con las batallas lideradas por el Che Guevara y Fidel Castro por recuperar la isla, se convirtió en un ferviente admirador.

Tras la Copa América de 1987, Diego Maradona fue invitado para vacacionar en las playas de Varadero en Cuba. Por supuesto que a el Diego le ilusionaba la idea, pero más el encuentro que tendría con Fidel Castro, su ídolo. Fernando Signorini, su preparador físico, dice que cuando el vuelo de Cuabana de Aviación despegó de Ezeiza todos estaban nerviosos.

A dos días de abandonar Cuba, a Maradona le informaron que Fidel Castro estaba listo para recibirlo en la Plaza Revolución. El encuentro comenzó con un abrazo sincero y cinco horas de platica donde Castro preguntó si había una fórmula infalible para tirar penales. El comandante apuntó la fórmula y de obsequio le dio a Diego su trofeo más preciado: su gorra.

Ahí comenzó una relación de amistad e incluso de paternidad, en alguna ocasión Maradona dijo: “Vengo a Cuba para estar con mi segundo papá”.

Maradona siempre criticó el imperialismo y se inclinó por la izquierda, sus amigos íntimos: Fidel Castro, Hugo Chávez o Nicolás Maduro. Una de sus frases icónicas: “Creo en Chávez. Soy Chavista. Todo lo que hace Fidel, todo lo que hace Chávez, para mí es lo mejor”.

En el 2000, Fidel ayudó a Maradona con un tratamiento de desintoxicación de las drogas. Era tanto su amor que compartieron muchos momentos juntos e incluso, el argentino le dedicó a Cuba su autobiografía ‘El Diego’. Mientras que Fidel lo nombró amigo de Cuba.

No todo fue felicidad, Fidel ocultó que el exfutbolista entraba y salía de la clínica cuando quería. Tuvo excesos con el alcohol y muchos encuentros con mujeres, por lo que terminó reconociendo a por lo menos tres hijos.

El Comandante Fidel Castro falleció el 25 de noviembre de 2016, ese día El Pelusa arribó a La Habana y se dijo un cubano más. La amistad los vuelve a juntar un 25 de noviembre y si es que existe otra vida, Castro está recibiendo al Diego.

Con información de Fernando Signorini y La Nación.
ANUNCIO