¿Hay quienes merecen ser pobres? El hilo que explica la meritocracia en México

El arraigo de este pensamiento en los mexicanos los aleja de visiones más colectivas o solidarias
¿Los pobres son pobres porque quieren?

El testimonio de Miguel Córdova sobre la tragedia de la Línea 12 del Metro se viralizó en Twitter y desató opiniones que querían empatizar con el joven en situación de calle. Sin embargo, algunos tweets fueron criticados por hablar desde una posición de privilegio y meritocracia, como el de la legisladora Cecilia Soto, quien se preguntó por qué un joven que habla educadamente decide habitar la calle. 

La meritocracia es un sistema que recompensa el mérito individual y los valores individuales, sin embargo, los privilegios con los que nace un individuo suelen ser más poderosos que el esfuerzo individual.

Su mensaje fue criticado y provocó un debate sobre la meritocracia al que decidió sumarse el doctor en Ciencia Social, Máximo Jaramillo-Molina, explicando el término desde su investigación titulada “Yo no merezco abundancia”. 

Si bien, el concepto es complejo, fue con 20 tweets que el egresado del Colegio de México y que ha estudiado este fenómeno cerca de siete años, puntualizó las claves para entender por qué sigue vigente este tipo de pensamiento que usa frases como “El pobre es pobre porque quiere”. 

Con un repaso histórico y con los resultados de su experiencia de estudio, Máximo explica que, a través de la meritocracia se culpabiliza a las personas en situación de pobreza por sus condiciones de vida, así como se justifica la posición de gente acaudalada, con argumentos que van desde el mayor esfuerzo, creatividad o talento. 

Con sus argumentos, también destaca la importancia de los juicios morales y las percepciones sociales que son reproducidos cotidianamente, casi de manera inadvertida, y que por más sutiles que sean se convierten en armas aún más poderosas que las de criterio gubernamental para perpetrar este tipo de pensamiento. 

Y después de explicar lo anterior, hace referencia al tweet publicado por la legisladora, cuya opinión, menciona el académico, suele pasar desapercibida debido al arraigo de este tipo de pensamiento en el que se responsabiliza al sujeto de su propia situación. Como el caso de Miguel, cuyas palabras conmovieron a las redes sociales.  

 

Con el trágico suceso que conmocionó a los mexicanos, han sido varias las preguntas que quedan en el aire, una de ellas apunto directamente a los responsables de la construcción de la línea 12 del Metro, el Consorcio implicado señalo esperar los resultados del peritaje correspondiente. 

Agrega que, gracias a estas ideas que se reflejan en todo lo que se hace, como comentarios y reacciones en redes sociales, que la meritocracia se fortalece y prevalece instalada en la sociedad como una falsa ‘respuesta’ rápida para ‘entender’ a la pobreza. 

Si “habla fluido y coherente” o “anda todo ido”, si es “respetuoso” o no, sí “se ve limpio” o no, sí “anda en vicios” o no, etc. Estos criterios de diferenciación están construidos sobre narrativas sociales que ni siquiera solemos percibir”. Se lee en uno de sus tweets. 

La meritocracia responsabiliza al individuo de su condición social | Foto: Cuartoscuro

Máximo concluye su estudio con la afirmación que señala la vigencia de la meritocracia en la sociedad actual mexicana y menciona que debido a su profundo arraigo es más difícil que los individuos adopten posturas como la colectiva o solidaria, consideradas como contrarias a la meritocracia. 

Con información de: “Pobres porque quieren”: entender la narrativa meritocrática en México de Máximo Ernesto Jaramillo-Molina para Nexos

***

No te pierdas el mejor contenido de Plumas Atómicas en su canal de YouTube

ANUNCIO