La discriminan por usar burkini y le exigen desinfectar la alberca

El colectivo francés contra la Islamofobia (CCIF) dio a conocer otro caso de discriminación en contra una mujer por el uso de burkini en una piscina en La Ciotat, localidad de Marsella, al sur de Francia. Además, el colectivo detalló que además, el propietario reclamó a la mujer que le pagara para desinfectar la piscina.

Según la nota del diario El País, la mujer y su familia había reservado en una residencia privada con piscina por una semana. En el primer día asistió a la piscina con sus hijos y no se registró ningún problema. Pero al día siguiente que asistió con una amiga, después de estar una hora en la piscina, un vigilante le pidió que saliera de la alberca. 

En el testimonio de la mujer, recopilado por la asociación, cuenta que un grupo de copropietarios se habían quejado con el dueño al decir que se había bañado vestida y que cuando le pidieron que saliera, ella se había negado.

Me quedé sin habla porque nadie me había llamado la atención ni dicho nada.” (Vía: El País)

Finalmente, el dueño le prohibió ingresar a la alberca el resto de su estancia, y no sólo eso, le pidió que le pagara para desinfectar la piscina. La mujer y su familia aseguran que la residencia no cambió el agua pero sí les retuvieron un depósito de 490 euros como una especie de garantía para que la familia pagara la desinfección.

El burkini no es una ropa de calle, es un traje confeccionado con un tejido ligero, muy parecido al material utilizado en los trajes de baño convencionales. Por otro lado, la prohibición o el uso del burkini se ha colado en varias agendas internacionales, sobre todo en la francesa, en donde desde el año pasado, la discusión levanta polémica pues la prohibición encubre la discriminación contra quienes practican el islam.

Es lamentable que el gesto de pagar por desinfectar una alberca nos recuerdo a los gestos del siglo pasado o antepasado en donde la gente se lavaba las mas tras saludar a una persona de color.

Publicidad