¿El dinero compra la felicidad? De acuerdo con este estudio, sí

El estudio de la Universidad Estatal de San Diego abarcó un periodo de 30 años
(Imagen: Pixabay)

Un estudio te reveló que el éxito financiero se ha relacionado cada vez más con la felicidad. Es decir, de acuerdo con esta investigación, el dinero sí compra la felicidad.

También te recomendamos: Estudio de Yale y Harvard: El ejercicio te hace más feliz que el dinero

Un nuevo estudio en la Universidad Estatal de San Diego encontró que una correlación entre la felicidad y los principales indicadores del estado socioeconómico, incluidos los ingresos y la educación, se ha fortalecido constantemente.

Utilizando datos de la Encuesta social general, una de las encuestas de adultos de mayor duración en los Estados Unidos, el psicólogo Jean Twenge y su equipo exploraron datos sobre 44 mil 198 adultos de Estados Unidos entre 1972 y 2016. Los hallazgos fueron publicado en la revista Emotion de la Asociación Americana de Psicología.

(Imagen: Pixabay)

Los resultados muestran que, en promedio, cuanto más ingresos obtiene alguien, más felices son. Esto difiere de los estudios anteriores que encontraron que la felicidad se estabilizó después de lograr un ingreso anual de aproximadamente 75 mil dólares.

“Me sorprendió que el ingreso estuviera tan fuertemente relacionado con la felicidad y que la felicidad no se estabilizara en niveles más altos de ingresos”, dijo Twenge. “Más dinero parece igualar más felicidad, incluso después de satisfacer las necesidades básicas”. (Vía: Washington Post)

La investigación de Twenge también descubrió que la felicidad está más fuertemente relacionada con los ingresos ahora que en los años setenta y ochenta. El estudio concluye que el dinero de hecho puede comprar más felicidad ahora que en el pasado. (Vía: Washington Post)

Como resultado, hay una división creciente en la felicidad, aunque el patrón específico difiere según la raza. La felicidad de los estadounidenses blancos sin educación universitaria disminuye después de 2000, pero la felicidad de los estadounidenses blancos con educación universitaria se ha mantenido estable.

(Imagen: Pixabay)

La felicidad de los afroamericanos sin educación universitaria se ha mantenido estable, mientras que la felicidad de los afroamericanos con educación universitaria ha aumentado. Por lo tanto, dijo Twenge, la “brecha de felicidad” ha crecido para ambas razas.

“No estamos exactamente seguros de por qué hay una división creciente en la felicidad, pero podría deberse a la creciente desigualdad de ingresos. Los ricos se están volviendo más ricos y los pobres se están empobreciendo”, dijo Twenge. (Vía: Washington Post)

Twenge dijo que la investigación complementa otros estudios que encuentran una creciente desesperación entre los estadounidenses blancos de clase trabajadora en los Estados Unidos. Los resultados también se ajustan a la narrativa de la creciente división de clases que surgió después de las elecciones de 2016, señala el informe.

Asimismo, explicó que otra posible razón podría estar relacionada con el matrimonio. Si bien las tasas de matrimonio alguna vez fueron similares entre los estadounidenses de ingresos más bajos y más altos, los estadounidenses de ingresos más bajos ahora tienen menos probabilidades de casarse y, según los informes, las personas casadas son más felices en promedio.

Con información de Washington Post