¿De verdad propusieron comer bebés para combatir el cambio climático?

Un video muestra a una mujer proponiendo comer bebés en Estados Unidos para combatir cambio climático
Mujer en Nueva York propone comer bebés para evitar cambio climático

El jueves tres de octubre, durante una reunión municipal en Nueva York, una de las presentes sugirió “comer bebés” para reducir la crisis climática. Esta sugerencia –guiño a Swift– provocó gran controversia en la política estadounidense. ¿De verdad están proponiendo comer bebés para combatir el cambio climático?

En 1729, el escritor irlandés Jonathan Swift publicó “Una modesta proposición”. En este texto, el autor –de manera sarcástica y satírica– sostenía que había que comer bebés para contrarrestar la pobreza. De este modo, no sólo se ahorraría dinero público destinado a los hospitales y las mujeres en proceso de maternidad; sino que además se crearían nuevos ingresos alimenticios. Su texto llevaba los argumentos de la época al extremo, criticando así la argumentación científica por sobre los valores morales.

“Para entretener a los amigos invitados, con un bebé se prepararán dos platillos y, cuando la familia cene sola, un cuarto del infante dará para un platillo razonable. Y, sazonado con un poco de pimienta o sal, será muy rico hervido en el cuarto día, especialmente en invierno”.

Doscientos noventa años después, el eco de “Una modesta proposición” todavía se alcanza a escuchar. Esta vez, bajo el contexto de la creciente crisis económica donde la falta de acción llevaría a el final de la humanidad para 2050. En una reunión municipal de Nueva York, una de las presentes recuperó el discurso de Swift, aunque perdió el tono satírico original.

Durante una discusión sobre el cambio climático, una mujer pidió la palabra y se quitó la chamarra negra para mostrar una playera con un mensaje. Éste leía “Salva al planeta, come bebés“. La mujer –cuya identidad es, al momento, desconocida– agradeció a la representante Alexandria Ocasio-Cortez las medidas que se estaban tomando pero aseguró que no eran suficientes.

“Apenas tenemos unos meses más. Me encanta que apoyes el movimiento verde pero ni deshacernos de los combustibles fósiles va a solucionar el problema lo suficientemente rápido. Por lo que tu slogan de campaña tiene que ser éste [señala su playera] tenemos que empezar a comer bebés. ¡Tenemos que comernos a los bebés! Esto es muy serio, por favor responde”.

Playera que utilizaba la mujer que propuso comer bebés. (Imagen: TeeChip)

Su declaración llegó como una sorpresa ante todo el comité. La representante no pudo más que afirmar que se estaba realizando un importante trabajo contra el cambio climático. Solicitó también a la ciudadanía que no entrara en pánico, pues aunque los siguientes meses son críticos, no significa que debamos de perder la esperanza.

Sin embargo, ante la controversia de la propuesta, surgió la pregunta ¿lo dijo en serio? ¿o es otro caso de sátira como con Jonathan Swift? A su vez, la respuesta varía dependiendo de la posición política del espectador. La representante Ocasio-Cortez pidió a los medios no burlarse del discurso de la mujer pues “podría tener una enfermedad mental“. Aprovechó la situación para reafirmar que todos deberían tener acceso a cobertura médica.

Por otro lado, varios usuarios afirmaron que el discurso es consecuencia directa de la ansiedad climática, donde las medidas ecológicas son llevadas al extremo en favor del ecosistema. Culpan, entonces, a Greta Thunberg y demás activistas por considerar un cambio climático como un problema tan apremiante que las personas “pierden la esperanza y caen ante la desesperación”.

Otros han juzgado la actitud de AOC por no haber detenido el discurso de manera tajante. Adjudican la responsabilidad a AOC porque el discurso vino de una de las participantes de su reunión. Al no haber rechazado tajantemente la propuesta, diversos usuarios asumen que AOC “la está considerando”.

Ahora bien, otros han asumido que la situación es falsa. AOC es una mujer, política, latina que es muy directa en sus críticas al gobierno actual estadounidense. Por lo tanto, ha sido constantemente atacada por distintos grupos de derecha y seguidores de Trump. Entre estos grupos se encuentra LaRouche PAC, un grupo político que cree, entre otras cosas, que la Reina de Inglaterra es líder de varios carteles de drogas y que Los Beatles eran líderes de una guerra contra Estados Unidos.

“Fuimos nosotros. El malthusianismo no es nuevo. Jonathan Swift lo sabía. A veces, sólo la sátira funciona”. (Imagen: Twitter)

LaRouche PAC ha afirmado que ellos son los responsables del discurso y lo asumen como un “performance”. Sostienen que “sólo mediante la sátira“, lograrán dar cuenta de “el oscuro mundo del ecologismo moderno“. Donde, según LaRouche, “los gobiernos promueven la histeria colectiva con la finalidad de propiciar la muerte de miles de millones de personas”.

Sea falso o no, el discurso de “comer bebés” es problemático en más de un sentido. Fuera de las implicaciones éticas y morales de la acción, también parece referir a que tener hijos contribuiría a la crisis climática. De nuevo, se culpa a las decisiones individuales y no se critica al sistema capitalista que provoca el cambio climático. ¿Será la sátira la mejor manera de invitar a la acción?