FALSO: Ningún científico sueco defiende el canibalismo por el cambio climático

La nota falsa tomó fuerza cuando fue retuiteada por Donald Trump, pero en ningún momento hubo un científico sueco que apoyara el canibalismo
Falso que científico sueco apoye canibalismo

¿De verdad hay un científico sueco promoviendo una versión más sangrienta de la película de 1973, Soylent Green? Bueno, sí y no: sí hay una entrevista con un “experto” comentándolo (en sueco), pero hay una distancia enorme entre eso y lo que has leído en varios titulares.

Empecemos por cómo corrió como pólvora la noticia: en la televisión estatal de Suecia entrevistaron a Magnus Söderlund, un experto en mercadotecnia y comportamiento del consumidor.

Con esta expertisse en mente, lo que ocurre después quizá haya sido un experimento o un sketch, pero definitivamente no fue un apoyo de un “científico” para que nos comamos entre humanos.

Como escribe en un breve hilo de Twitter el usuario @horridpoplyrics, Söderlund no es un “científico”, como varios medios lo han nombrado, pero esta entrevista fue usada como un teléfono descompuesto para atacar la “sanidad” de los científicos climáticos.

Su perfil en redes sociales académicas, como Research Gate, muestran su amplia experiencia en marketing y nada ni en “análisis del comportamiento” y mucho menos en ciencia dura.

¿Por qué nos creemos noticias tan evidentemente falsas?

La noticia fue tomada por medios como el estatista ruso Russia Today y Breitbart, y ha corrido en redes sociales como una propuesta “extrema” contra el cambio climático, pero ¿por qué estamos tan dispuestos a tragarnos una noticia de la que tendríamos que dudar su veracidad desde el principio?

Específicamente con el canibalismo, la tradición literaria inglesa tiene una relación de amor-odio que se hace presente, siempre, como una especie de castigo ejemplar y una forma de penitencia extrema que ejerce alguien sobre otra persona.

Desde la tragedia Titus Andronicus, de Shakespeare, de 1594, pasando por el ensayo satírico de Jonathan Swift, “A Modest Proposal”, de 1729 y la muy conocida obra musical Sweeney Todd, de 1979, el canibalismo en o una venganza o un ejercicio de expiación nunca realizado voluntariamente por un crimen cometido con anterioridad.

En cierta medida, reconocemos que la crisis ambiental que vivimos es culpa nuestra y una forma de “pagar” por ello, tal como ocurre en la trama de Soylent Green, es consumirnos a nosotros mismos para que sobreviva la especie.