No. No hay un restaurante en Japón sirviendo carne humana

No. No hay un solo restaurante en Japón que se especialice en la carne humana ni es legal comercial, comer o negociar con ella. Así que si ya pensabas armar maletas e irte allá, mejor ve desarmándolas.

El “rumor” comenzó hace unos días en varios medios electrónicos pequeños: un comensal argentino (sudamericano, en algunas notas) había viajado a Japón, ahí se enteró del restaurante “Resu ototo no shokuryohin”, que supuestamente significa “Hermano comestible”, y probó carne humana. Un platillo le costó $1, 200 dólares. (Vía: Radio Fórmula)

Según esas mismas notas, que se repiten prácticamente sin cambios y aparecieron en medios importantes como Radio Fórmula y Milenio, este restaurante podía vender carne humana por un cambio legislativo de 2014 que lo permitía “bajo restricciones muy severas”, y que la carne era “comprada” a través de personas que aceptaban vender sus cuerpos y, a su muerte, se le pagaba a la familia por él.

Bien dicen que si algo suena falso es… porque lo es. No hay ninguna legislación que permita el consumo de carne, el restaurante no existe y, para terminarlo, la traducción del nombre ni siquiera es “Hermano comestible”, sino “Productos alimenticios del hermano Res”. (Vía: Verne)

La nota ha aparecido en varias ocasiones, ambientada en diferentes lugares del mundo (pero todos lo suficientemente “exóticos” como para que el lector no sospeche): Nigeria, Sudáfrica, Trinidad y Tobago, Nairobi, Kenia y China han sido las locaciones para el “restaurante caníbal”. (Vía: Snopes)

Esta vez, la nota viene de un sitio satírico, La Voz Popular, un sitio español dedicado a entremezclar notas satíricas y contenido original. Sin embargo, el teléfono descompuesto del internet terminó confundiendo el chiste con “realidad”.

Sandra Bullock Sigh GIF - Find & Share on GIPHY

Un restaurante que sirviera comida hecha a partir de carne humana, sin duda, hubiera disparado notas, investigaciones y videos en su país de origen (más si se trata de un país tan inserto en los medios digitales, como Japón), sin embargo no apareció nada: ni una nota, ni un video ni nada…

Pocos medios hicieron una búsqueda del dichoso restaurante, al parecer, sólo Milenio confirmó que no existía y que tampoco pudieron encontrar esa “legislación” que permitía el consumo de carne humana… pero de todos modos se subieron al tren.

La existencia de notas así no sólo demuestra cierta pereza en las redacciones sino en las audiencias y lectores. Se alimenta, también, de estereotipos dañinos y agresivos: ¿por qué creemos que esto sí podía ocurrir en Japón (o en Nigeria, Sudáfrica o Trinidad y Tobago), pero no en España, Estados Unidos o Europa?

Por: Redacción PA.