Reseña: La Tirisia o la ausencia del espíritu

"No sé para qué sirve tanto entristecerse si para ser feliz sólo hace falta voluntad"
Reseña: La Tirisia o la ausencia del espíritu. (Imagen: Twitter)

La tirisia o tiricia es la vida lenta, la ausencia y la desesperanza que alberga a las mujeres,  a”las tiricientas”, a las abandonadas.

Aquellas que tras un abuso sexual, albergan una profunda tristeza que sólo puede irse con la música y el llanto.

Algunos ubican a esta palabra al sur de la República y le dan un origen indígena. Se relaciona con el empacho o la melancolía que deja a las personas suspendidas en el dolor.

Jorge Pérez Solano creó un retrato sobre el abandono de los deseos y felicidad femenina en la cinta La Tirisia, estrenada en el 2014.

En un rincón de la salina en la Mixteca  Cheba y Ángeles están embarazadas de Silvestre. Cheba había encontrado en la compañía del salinero una distracción que la acompañaba cuando lo requería.

Ángeles, por su parte, por una serie de abusos se ve embarazada del esposo de su madre, quien fractura la relación con su hija, antes que perder a su hombre.

A partir de ello la vida de cada una se ve divida en diferentes ámbitos: el abandono, el deseo, la maternidad y el sabor a sal del llanto que no cura, pero sí ahoga.

De una manera similar, se ahonda en el retrato de la figura masculina, la cual impera incluso en los lugares más inhóspitos. Canelita es un hombre homosexual que acompaña a Cheba tanto en la crianza como en sus aventuras amorosas.

En lo personal, se trata de un hombre que de vez en vez comparte la compañía de su pareja.

Carmelo era el esposo de Cheba que un día se fue y justo cuando ella logra cierto grado de plenitud, decide regresar y con ello la obliga a separarse de su hijo.

Silvestre no es un personaje menos afortunado, en algún momento de la vida decide juntarse con Serafina, madre de Ángeles y un adolescente. en secreto junta dinero para irse de la salina, mientras tanto seca la vida de las mujeres a su paso.

El abandono

Cada uno de los personajes vive la soledad y el abandono institucional, económico, amoroso en diferentes niveles y perspectivas.

Sin embargo, son las mujeres quienes deben tomar decisiones trascendentales que no siempre obedecen a sus deseos. Encima, mantener el mundo girando en su lugar, esto se vuelve muy claro con el siguiente dialogo de Canelita:

No sé para que sirve tanto tristear si para ser feliz nada más hace falta voluntadTiramos tantas lágrimas cuando nacemos, que no le veo caso a llorarle a la vida”

Es imposible negar la “mirada masculina de la cinta”, no obstante, podemos preguntarnos ¿por qué a las mujeres todo les cuesta la vida?, nNo importa si se trata de la maternidad, la sexualidad o la economía.

Parece que el precio por sobrevivir es tomar decisiones cruciales. Tanto el ritmo como la iluminación de la película nos envuelven en un mundo interno lento, pausado y contemplativo.

Aunque este alude a la construcción de la película, a veces, hace que caiga en un pequeño sinsentido, pero todo bien con ello,pues parece una forma de resolver la presentación de la tristeza en espacios que si bien no son grises sí son desolados.

Las lágrimas no lloradas se representan mediante la sal, la arena y la luz que ensordece.

¿Existe un modo certero para alejar la certeza, para dejar dejar de “estar todas tiricientas”? al mejor estilo de Crimen y Castigo esta cinta nos da una pequeña esperanza.