¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Unesco pide ponerle ropa interior a esculturas de desnudos

La Unesco solicitó a artista Stéphane Simon ponerle ropa interior a sus esculturas de desnudos
Unesco pide ponerle ropa a las esculturas de desnudos

¿La corrección política llegó a límites ridículos? En su sede de París, la UNESCO invitó a la artista plástica Stéphane Simon a presentar su exposición llamada In Memory of Me. Sin embargo, un día antes de su inauguración pidió que se les pusiera ropa interior a las estatuas desnudas.

También te puede interesar: Policía francesa censura mural de artistas mexicanos

In Memory of Me no tiene connotaciones sexuales. Es una exposición en la que la artista cuestiona el culto a las selfies a través de esculturas griegas que están en proceso de tomarse una foto. De este modo el espectador puede reconocerse en la pose de las esculturas al tiempo que se toma una fotografía con ellas.

Además, las esculturas pueden interactuar directamente con el celular del espectador, pues en la pantalla éstas se cubren de simbolismo naturalista. Por lo tanto, se rompe la barrera entre realidad y realidad virtual.

Patrón naturalista que se puede ver en las esculturas al usar un dispositivo móvil. (Imagen: Instagram)

La exposición que tuvo lugar el 21 y 22 de octubre, presentó un posible caso de “censura”. A todos los desnudos les pusieron un manto en sus “partes íntimas” pues podría “afectar subjetividades”. Decenas de usuarios en Internet criticaron a la Unesco por censurar el arte. (Vía: Liberation)

La Unesco, sin embargo, sostiene que fue un malentendido y un problema de comunicación. Cuando se invitó a Stéphane Simon a exponer, ella mencionó que habría desnudos y comentó: “Entiendo que el tema del desnudo puede molestar a algunos espectadores. Por lo tanto, propuse quedarme junto a las piezas para, de ser necesario para los usuarios, cubrir el sexo de las piezas“. (Vía: Sudouest)

La artista también comenta que, de ser necesario, hubiera podido presentar una exposición en la que no se encontrara ningún tipo de desnudo. 

Por su parte, la Unesco asegura que entendieron que todos los desnudos estarían cubiertos. Un día antes de la inauguración, al ver las piezas expuestas, solicitaron a la artista agregarles “paños interiores” que van desde tangas hasta calzones de diferentes tamaños.

Escultura tapada con una tanga. (Imagen: Instagram)

¿El problema? Por un lado, la ropa interrumpe los motivos naturalistas que se verían en la versión digital. Es decir, el espectador no podría tener la experiencia completa de la obra.

Por otro lado, vestir a las estatuas implica un tipo de censura donde pareciera que el cuerpo humano tiene algo que esconder. ¿Habría entonces que censurar también a todas las esculturas griegas y romanas? 

El arte posibilita un espacio de creación donde el cuerpo humano puede trascender a las estigmatizaciones, las prohibiciones y los estereotipos. Si la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura no permite la libre expresión en el arte, ¿entonces quién lo hará?